«¿Así que no frenaste?», la pregunta que persiguió en prisión a Marcos Córdoba, el maquinista de la tragedia de Once

“Córdoba, ¡notificación!”. Este miércoles, a media mañana, el maquinista de la tragedia de Once dejó la desmalezadora con la que estaba cortando el pasto y se acercó al encargado que lo llamaba a gritos.

Caminó hacia él, presuponiendo que se trataba de la respuesta del juez Jorge Gorini, quien seguía el cumplimiento de su condena. En abril, el juez le había negado la prisión domiciliaria. Por eso, como se había mentalizado desde las 8.30 cuando se levantó, no quiso ilusionarse.

Pero le bastó con llegar al punto en el que estaba el encargado con un papel en la mano para enterarse. “Libertad”, escuchó del hombre que supervisó en los últimos meses su trabajo en el parque que separa los módulos carcelarios del Complejo Penitenciario de Marcos Paz.

“Agarré el papel y firmé. Estaba con otros compañeros, que me abrazaron. Nos conmovió a todos. Ahí adentro es algo muy esperado la libertad”, dijo Marcos Córdoba a Clarín, poco después de haber salido de la cárcel, mientras viajaba en un auto conducido por su abogada, Valeria Corbacho. “El encargado de Parque y Jardín me dijo: ‘andá Córdoba, prepará tus cosas y andate”, reconstruyó. El camino a su celda fue con llanto e imágenes mentales de su madre -de quien lleva el apellido-, su pareja y la hija de los dos. A ellas llamó.

Fue breve. “Mamá ya me dieron la libertad, ya voy para casa”, le dijo a su madre. “Gorda, tengo la libertad”, le dijo a su pareja. Ella le respondió: “Bueno amor, te espero”. Después se bañó, había estado dos horas cortando el pasto, y se puso la ropa con la que saldría. En su cabeza ya la había elegido: una camisa cuadrillé azul y blanca de manga corta, un jean y unas zapatillas Nike negras, blancas y rojas.

Marcos Córdoba, el maquinista condenado por la tragedia de Once, saliendo del penal de Marcos Paz este miércoles.

Marcos Córdoba, el maquinista condenado por la tragedia de Once, saliendo del penal de Marcos Paz este miércoles.

Entre los presos hay una costumbre, salir lo más livianos posible y quemar la ropa con la que cruzaron la puerta del penal. Córdoba no estaba decidido a cumplir con la tradición. Salió del Complejo Penitenciario cargando dos bolsas grandes, de esas que se utilizan para las compras de supermercado desde que se prohibieron las de plástico. En las dos guardó fotos y regalos que le hizo su familia en los casi dos años que estuvo preso. Esos objetos decoraban su celda y no tenía proyectado deshacerse de ninguno. Tampoco de la ropa: “No estamos para andar quemando la ropa”, se rió.

Mientras hablaba por celular, no podía dejar de mirar a través de la ventanilla. Era un juego: identificar cada cambio. En una parada previa en una estación de servicio se había sorprendido por el precio de la nafta.

La última vez que había visto la calle fue el 5 de octubre de 2018, cuando se entregó a la Justicia. Aquel día, en los Tribunales de Comodoro Py, también se entregaron el presidente de la concesionaria de la línea Sarmiento, Claudio Sergio Cirigliano y el exsecretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi.

La condena de Córdoba, Cirigliano y Schiavi era de prisión efectiva y a esa instancia se había llegado luego de que la Cámara de Casación rechazara un recurso extraordinario presentado para apelar las penas ante la Corte Suprema.

El 6 de octubre llegó a Marcos Paz. Dijo que no fue fácil. Integrantes del Servicio Penitenciario le preguntaban sobre su rol en el choque que provocó heridas en 789 personas y mató a 51, incluida una embarazada.

“Era gente que venía: ‘eh escuchame, ¿así que vos te quedaste dormido?‘ o ‘¿así que vos no frenaste?’. Venían y preguntaban. Una, dos y tres veces respondés, explicás, pero después ya no. No sé con qué intención lo hacían”.

CLAIMA20131020_0037 Marcos Córdoba. Imputado por estrago culposo, por la tragedia de Once.

Marcos Córdoba. Imputado por estrago culposo, por la tragedia de Once.

Desde detrás del volante, escuchando a través del sistema manos libres, su abogada sumó: “Al poco tiempo de su ingreso, me llama y me cuenta que lo interrogaron en una mesa larga, más de 12 personas del Consejo Correccional. Le preguntaron por cuestiones muy puntuales del choque: si había parado en todas la estaciones, si había accionado el freno. Hechos debatidos en el juicio durante dos años y por los que estaba cumpliendo la condena”.

Las preguntas jamás cesarían, incluso cuando el maquinista había sido indagado, investigado, juzgado y recibido una pena por su conducción negligente. La últimas preguntas fueron hace poco, en medio del proceso en el que su abogada había pedido el beneficio de la libertad condicional, que terminaron dándole este miércoles.

Una trabajadora social y una psicóloga, integrantes del Equipo Interdisciplinario de Ejecución Penal -el área que decide sobre la libertad de los presos-, lo entrevistaron en la cárcel.

Las mujeres, según denunció la abogada de Córdoba, actuaron por fuera del protocolo. En lugar de verificar si Córdoba había cumplido con los reglamentos carcelarios, si había tenido o no sanciones, le hicieron preguntas específicas sobre el estado de la formación del choque -el chapa 16- y sus maniobras antes de impactar contra el paragolpes del andén dos de la estación Once.

“Yo no tengo nada que ocultar por eso respondí como si fuera algo normal. Dije lo que siempre había dicho”, dijo en el auto sin nombrar la desconexión del sistema de hombre muerto, pero refiriéndose a eso.

“Lo dije en el juicio -siguió-, pero no pensé que iban a dar vuelta la versión”.

CLAIMA20160330_0331 Marcos Córdoba. El maquinista fue condenado a 3 años y 6 meses de prisión. Foto: Pedro Lázaro Fernández

Marcos Córdoba. El maquinista fue condenado a 3 años y 6 meses de prisión. Foto: Pedro Lázaro Fernández

A la semanas de esa entrevista, mientras estaba en un área de uso común del pabellón en el que se alojaba, vio la pantalla de la televisión y entendió. “Estaba puesto C5N y mis compañeros me dicen: ‘mirá, mirá, Marcos, sos vos’. Escucho que alguien dice ‘Marcos Córdoba asume lo que tenía que haber asumido’ y ahí sentí mucha impotencia”.

“Yo a la verdad la dije delante del juez y la sostuve. Me da bronca que salgan a decir mentiras, pero tengo que aguantármela y nada más que eso”. Dijo que no hará proyectos, que este miércoles sólo estará dedicado a su hija de dos años, a su pareja y a su madre.

Su esposa trabaja como aprendiz de banderillera en el tren y los últimos meses, como trabajadora esencial, a cargo de la casa y del cuidado de la hija de los dos, fueron complejos. La madre de Córdoba, en tanto, está gravemente enferma.

Marcos Córdoba salió recién de prisión. Lo acompaña su abogada, Valeria Corbacho.
Dos años estuvo preso en Marcos Paz y ahora la justicia, tras una negativa en abril pasado, le otorga el beneficio por buena conducta. Maquinista

Marcos Córdoba salió recién de prisión. Lo acompaña su abogada, Valeria Corbacho.
Dos años estuvo preso en Marcos Paz y ahora la justicia, tras una negativa en abril pasado, le otorga el beneficio por buena conducta. Maquinista

“¿Giro en la próxima?”, le preguntó su abogada. El destino estaba cerca. Córdoba ya sólo se ilusionaba con el recibimiento de su hija, a la que en el último tiempo había visto crecer en las visitas en el penal.

Su abogada ya le había informado sobre el próximo paso: denunciar al Estado argentino ante la Organización Internacional del Trabajo. “Marcos subió y condujo un tren que no funcionaba en forma correcta. La Corte acaba de confirmar su sentencia y ya no hay recursos internos. Entendemos que el pronunciamiento de la Corte refrenda en un 95% nuestra postura”.

Pero Marcos este miércoles no pensará en eso. “Hoy quiero disfrutar de mi familia, de mi hija y de mi señora. Quizás mañana me sentaré a pensar”.

Marcos Córdoba fue condenado a tres años y tres meses de prisión por estrago culposo, por ser uno de los responsables de la muerte de 51 personas y de las heridas de otras 789. 

NS

Fuente: Clarin

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

¿Ahora o más adelante?: Invertir en un mundo cada vez más ‘millennial’

Jue Oct 1 , 2020
Sin lugar a dudas, la tecnología ha contribuido a mantener a toda nuestra sociedad en funcionamiento durante esta crisis sanitaria y económica global, adoptando características de vida que hasta ahora eran de los llamados millennials, tales como trabajar desde casa, ver a clientes, amigos y familiares por video conferencia, hacer […]