Cierra el Bauen: el hotel que se hizo para el Mundial 78, quebr贸 y fue gestionado por una cooperativa

La pandemia de coronavirus fue el golpe final. Despu茅s de 42 a帽os -los 煤ltimos 17 bajo gesti贸n de los trabajadores- cierra el Hotel Bauen. Este domingo los miembros de la cooperativa terminaron con los 煤ltimos preparativos de la mudanza, antes de abandonar el edificio de Callao 360. Semanas atr谩s, en la puerta del hotel y en el hall principal todo el mobiliario del Bauen estaba a la venta. Hab铆a televisores, sillas, colchones, vajilla, tel茅fonos y heladeras de frigobar, entre otros cientos de objetos, a precio de gran barata.

Los 煤ltimos meses hab铆an sido de dificultad extrema. En diciembre, un ultim谩tum de la Justicia hab铆a puesto fecha al desalojo definitivo, despu茅s de que la Corte Suprema rechazara un recurso extraordinario presentado por los trabajadores. Sin chances por la v铆a legal, los cooperativistas apostaban a una resoluci贸n pol铆tica, a partir del cambio de Gobierno. Pero esa respuesta tampoco lleg贸. Y luego vino la pandemia y la cuarentena que anul贸 los tres rubros centrales que concentraba el hotel: el turismo, la gastronom铆a y el espect谩culo. Bajo esas condiciones y deudas acumuladas, los trabajadores no pudieron sostener su permanencia.

El Hotel abri贸 como un cinco estrellas para el Mundial 78, durante la dictadura militar. La construcci贸n dur贸 cinco meses y se solvent贸 con un cr茅dito del Banco Nacional de Desarrollo (BANADE), propiedad del Estado. La historia del Bauen es a la vez la historia de Marcelo Iurcovich y los herederos del grupo que lleva su apellido.

En los 70, Iurcovich ten铆a contacto con el contraalmirante Carlos Alberto Lacoste, entonces presidente del Ente Aut谩rquico Mundial 78, encargado de la organizaci贸n de la Copa, y con el brigadier Osvaldo Cacciatore, entonces intendente de la Ciudad de Buenos Aires. Aprovechando esos v铆nculos y haciendo uso de las facilidades financieras que ofrec铆a la dictadura para ampliar la oferta hotelera -el cr茅dito era al 5% de inter茅s anual-, levant贸 una torre de 60 metros de altura, 20 pisos y 220 habitaciones.

El hall del hotel Bauen, vac铆o tras la subasta de parte del mobiliario. La cooperativa que lo ocupa desde 2003 se tras casi dos d茅cadas de conflicto. Foto: Marcelo Carroll

El hall del hotel Bauen, vac铆o tras la subasta de parte del mobiliario. La cooperativa que lo ocupa desde 2003 se tras casi dos d茅cadas de conflicto. Foto: Marcelo Carroll

La historia de ese cr茅dito deriv贸 en un millonario juicio cruzado, que se inici贸 en 1980: Bauen Sacic -de Iurcovich- le reclam贸 al BANADE por haber financiado solo el 40% de la construcci贸n del hotel. Y el banco estatal, que despu茅s fue absorbido por el Naci贸n, amenaz贸 con ejecutar la hipoteca a la que estaban sujetos el Bauen y otro hotel de Iurcovich, en Misiones.

Seg煤n los abogados del Banco Naci贸n, Iurcovich nunca pag贸 el cr茅dito. Seg煤n declar贸 Iurcovich, no solo hab铆a pagado cuatro millones al banco, sino que por incumplimientos varios de la entidad le deb铆an plata a 茅l. La Justicia termin贸 d谩ndole la raz贸n al empresario, aunque la tenencia del Bauen sigui贸 siendo conflictiva.

En 1997, la empresa firm贸 el traspaso de las instalaciones del Bauen a F茅lix Solari, quien era chileno pero -en forma opuesta a lo que se se帽al贸 por la 茅poca- no estaba emparentado con el grupo Solari, fundadores de la firma chilena Falabella. Solari pag贸 alrededor de cuatro millones de d贸lares de un contrato que rondaba los 12. Tres a帽os despu茅s de la adquisici贸n, se present贸 en convocatoria de acreedores.

La cooperativa que ocup贸 y gestiona el Bauen desde 2003 subast贸 parte del mobiliario y deja el hotel tras casi dos d茅cadas de conflicto. Foto: Marcelo Carroll

La cooperativa que ocup贸 y gestiona el Bauen desde 2003 subast贸 parte del mobiliario y deja el hotel tras casi dos d茅cadas de conflicto. Foto: Marcelo Carroll

El hotel lleg贸 a la quiebra el 22 de febrero del 2001. La explotaci贸n sigui贸 funcionando bajo supervisi贸n de una sindicatura hasta el 28 de diciembre, cuando la Justicia indic贸 el cierre. Setenta trabajadores quedaron en la calle. En el medio, el hotel pas贸 otra vez de manos. Pero la destinataria no era cualquier sociedad, sino Mercoteles S.A, que ten铆a entre sus integrantes a miembros de la familia Iurcovich.

En 2003 ocurri贸 la ocupaci贸n del Bauen y luego la inscripci贸n como cooperativa. Desde ese momento, el hotel y sus trabajadores se convirtieron en un ejemplo de lucha laboral en la Argentina post-crisis 2001. En forma progresiva, con fondos provenientes de pr茅stamos y aportes solidarios, recuperaron 160 de las 220 habitaciones, repararon las ca帽er铆as de agua fr铆a y caliente, modernizaron las redes telef贸nicas e inform谩ticas, arreglaron el frente del hotel y ampliaron el bar que da a la avenida Callao.

Tambi茅n convirtieron al Bauen en B.A.U.E.N, cuyas iniciales responden al nombre 芦Buenos Aires Una Empresa Nacional禄. En el edificio de Callao se sumaron obras de teatro, emisiones radiales de gran audiencia, ciclos musicales, convenciones de tatuajes y eventos internacionales como la exposici贸n de arte Ex-Argentina, organizada por el Goethe Institut, entre otras miles de actividades desarrolladas a lo largo de 17 a帽os de gesti贸n cooperativa.

El hotel adem谩s se transform贸 en una opci贸n de alojamiento para personas que viv铆an en el interior del pa铆s y viajaban a la Ciudad de Buenos Aires a hacer tratamientos m茅dicos. En el Bauen pod铆an permanecer durante per铆odos prolongados, pagando precios econ贸micos por una habitaci贸n.

Pero todo el camino estuvo atravesado por cruces judiciales y amenazas de desalojo. Aunque el golpe mayor, seg煤n los trabajadores, fue en 2016. A finales de ese a帽o, las c谩maras de Diputados y Senadores hab铆an aprobado un proyecto de expropiaci贸n del hotel, convirtiendo al edificio y a todas las instalaciones en sujetos de utilidad p煤blica. En medio de sus vacaciones, el entonces presidente Mauricio Macri vet贸 la expropiaci贸n.

Seg煤n los argumentos oficiales, la ley generaba obligaciones 芦sumamente gravosas para el Estado Nacional, favoreciendo exclusivamente a un grupo particularizado y sin traducirse en un beneficio para la comunidad en general禄. El veto de Macri fue criticado con dureza por la oposici贸n de aquel momento y sectores de izquierda. Para los trabajadores represent贸 la vuelta a una situaci贸n cr铆tica.

Despu茅s lleg贸 la suba de tarifas, que oblig贸 a reducir las habitaciones disponibles a 120 para evitar gastos mayores, y la crisis econ贸mica. Luego, la pandemia. Durante los seis meses de cuarentena, algunos trabajadores sobrevivieron a trav茅s del cobro del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), otros con la ayuda econ贸mica a trabajadores autogestionados que otorga la Secretar铆a de Empleo del Ministerio de Trabajo. Pero las deudas con proveedores, servicios e impuestos se volvieron imposibles de cubrir.

En las 煤ltimas semanas, una escena llamaba la atenci贸n de quienes pasaban por la puerta del hotel. Todo estaba a la venta: heladeras de frigobar a $10.000, colchones $7.000, juegos de sillones a $5.000, cafeteras a $3.000, televisores de 21 pulgadas a $2.000 y tel茅fonos fijos a $200. Era una feria para lograr ingresos para una mudanza y desprenderse de objetos que no podr铆an ser utilizados en un espacio nuevo.

El Bauen no solo conten铆a a los trabajadores del hotel, sino tambi茅n a otras cuatro cooperativas: El Descubridor, el Movimiento Popular La Dignidad, el colectivo La Poderosa y la revista C铆trica. Juntos est谩n buscando una sede futura donde seguir.

Mientras tanto, seg煤n lo dictaminado por la Justicia, el edificio debe volver a Mercoteles S.A. La C谩mara Comercial le orden贸 a la empresa indemnizar a la cooperativa y contratar en relaci贸n de dependencia a cincuenta de sus trabajadores. A finales de 2019, los trabajadores reclamaron que los montos de indemnizaci贸n eran de 2017 y hab铆an quedado obsoletos con la devaluaci贸n y la crisis econ贸mica. Tambi茅n dijeron que no cubr铆an la inversi贸n hecha.

SC

Fuente: Clarin

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Entrada siguiente

Trotta propone reiniciar las actividades educativas no escolares

Mar Oct 6 , 2020
En el encuentro virtual, pautado para las 18, se plantear谩 tambi茅n habilitar actividades en las escuelas con estudiantes del 煤ltimo a帽o de primaria y secundaria, seg煤n el marco de prioridades para el regreso a clases aprobado por el Consejo Federal de Educaci贸n. Ese marco normativo prev茅 tambi茅n un m贸dulo especial […]