Coronavirus: más de 1.300 gimnasios siguen cerrados y piden que los incluyan en las nuevas aperturas

El de los gimnasios es uno de los rubros que siguen cerrados tras más de seis meses de cuarentena por el coronavirus. Y aunque ya recibieron promesas y fechas de aperturas, aunque sea parciales, todavía esperan. Por eso, y con la esperanza de que el tema aparezca en la agenda de aperturas que se discutirá la semana próxima, este viernes dueños y empleados se manifestarán frente a la sede del Gobierno porteño, en Parque Patricios.

El 20 de marzo, cuando se decretó el aislamiento, en la Ciudad funcionaban 1.350 gimnasios. Cuántos sobrevivirán es una pregunta que no tiene una respuesta clara. Y aunque los representantes del sector fueron recibidos por funcionarios porteños en los últimos días, creen que la definición se dilata y afirman que tienen los protocolos necesarios para garantizar medidas sanitarias.

Según pudo saber Clarín, la reapertura de los gimnasios sería una de las propuestas que llevará el Gobierno porteño para avanzar con el plan gradual de puesta en marcha de la Ciudad, que el Ejecutivo presentó hace dos meses y fue adaptando en función de la evolución de la curva de contagios.

“Los dueños de los gimnasios y los trabajadores estamos destrozados”, dicen fuentes del sector. A la convocatoria de Gimnasios unidos argentinos para este viernes a las 10 frente a la sede del Gobierno de la Ciudad, también se sumó la Unión de Trabajadores de Entidades Civiles y Deportivas (UTEDyC), que a través de un comunicado expresó el pedido a las “autoridades nacionales y locales. Estamos preparados para trabajar en forma segura y con protocolos aprobados. Si los gimnasios continúan cerrados, perderemos las fuentes de trabajo. La situación es grave y apelamos a las autoridades para que autoricen la vuelta al trabajo”, expresaron desde el gremio.

En los municipios del GBA que abrieron, algunos gimnasios usan los espacios al aire libre. Foto: Rafael Mario Quinteros

En los municipios del GBA que abrieron, algunos gimnasios usan los espacios al aire libre.
Foto: Rafael Mario Quinteros

En diferentes distritos del conurbano ya se dio la habilitación «por prescripción médica», que tiene que ver con personas que necesitan algún tipo de rehabilitación física o psíquica. Para demostrarlo, deben presentar una orden médica. Así, abrieron locales en municipios como Tres de Febrero, San Vicente, Ezeiza, San Miguel, José C. Paz e Ituzaingó, entre otros. También se sumó San Isidro, en donde las aperturas fueron decisión de la intendencia, a cargo de Gustavo Posse. En el municipio volvieron el 14 de septiembre con protocolos que impiden actividades grupales y de contacto, que exigen ventilación natural y la presentación de un apto médico por parte de los socios. Los protocolos establecen que no pueden usarse vestuarios e instalaciones comunes, y por ahora tampoco los natatorios.

«Los gimnasios son agentes de salud», dice la petición que en la plataforma Change.org que ya firmaron casi 50 mil personas. Está destinada a juntar adhesiones para presentar ante el Ministerio de Salud de La Nación, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y también el de la Ciudad.

«Los clubes y gimnasios contribuyen al bienestar físico y psíquico de la población y por ello queremos ser reconocidos como agentes de salud», se argumenta en la petición, y agrega: «El 65% de los argentinos son sedentarios. La inactividad física es uno de los factores de riesgo que mayor impacto tiene en el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, enfermedades respiratorias crónicas, cardíacas y diferentes tipos de cáncer».

Según datos de la cámara, en los 1.352 gimnasios de la Ciudad había hasta marzo 650.000 usuarios. Además, generan unos 17.000 empleos directos que corren mayor riesgo a medida que avanza el tiempo sin poder trabajar.

Los natatorios por ahora seguirán sin funcionar.

Los natatorios por ahora seguirán sin funcionar.

Desde la Cámara Argentina de Gimnasios sostienen que el protocolo que tienen fue elaborado junto al doctor Daniel Stamboulian y el licenciado Santiago Stamboulian.

Qué dice el protocolo el protocolo

Establece, por ejemplo, que cada usuario limpie y desinfecte los elementos que utilice. Además, el personal de limpieza organizará el trabajo según los turnos que se les otorguen a los socios. Tendrá la obligación de llevar un registro de limpieza y se prevé la colocación de postas con alcohol en gel cada 50 metros cuadrados.

En el acceso se hará control de temperatura para el personal y los socios, que tendrán que sacar un turno previo para asistir al gimnasio. En los salones se permitirá el uso del 50 por ciento de la capacidad (una persona cada dos metros) y se dispondrán las máquinas de manera tal que haya espacio dos metros entre una y otra. Y se estipula también que cada establecimiento provea al personal de tapabocas, antiparras y otros elementos de protección.

Además, se suspenderán las actividades que impliquen contacto y se recomienda disponer las cintas para correr en la misma dirección y cerca de ventanas o lugares que garanticen la ventilación.

Así como se habilitó la actividad física al aire libre, los gimnasios piden volver a trabajar. Foto: Marcelo Carroll

Así como se habilitó la actividad física al aire libre, los gimnasios piden volver a trabajar. Foto: Marcelo Carroll

Para el uso de los vestuarios, un espacio que hasta ahora no se habilitó en los municipios en los que hay actividad, también se establece garantizar los dos metros de distancia entre una persona y otra. Esto tiene que ver sobre todo con el uso de las piscinas, ya que la natación es una actividad que demanda el uso de vestidores.

Para las piletas también hay indicaciones establecidas. El protocolo publicado afirma: «El agua clorada y adecuadamente tratada tiene un poder desinfectante que minimiza el contagio de enfermedades infectocontagiosas por esta vía. Por el momento no está demostrada la transmisión del virus Sars-Cov2 a través del agua».

Para el funcionamiento de los natatorios está previsto tomar medidas de límite de ocupación con turnos previos, la adaptación del ancho de los carriles, limitar el uso de elementos como flotadores o tablas e «intensificar la limpieza y desinfección de las áreas comunes».

SC

Fuente: Clarin

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

¿Mercado Libre aún es "argentino"?: mirá cuánto le significa a Galperin sus ventas y negocios en este país

Jue Oct 1 , 2020
El unicornio fue uno de los grandes ganadores de la cuarentena, tanto por su negocio de ecommerce como el fintech. Pero, cuánto le representa su país natal El aislamiento obligatorio para prevenir la propagación del coronavirus catapultó algunos segmentos de la economía al mismo tiempo que sepultó a otros. El […]