Cuarentena en el Gran Buenos Aires: Kicillof habilita obras privadas, pero no cambia el resto de las restricciones

«Más que una meseta, diría que es un altiplano». Axel Kicillof hizo la comparación geográfica para definir la situación epidemiológica del Gran Buenos Aires: las estadísticas marcan «cierta estabilización» de los contagios diarios de coronavirus, pero con un número muy alto. Por eso, en esta nueva etapa de la cuarentena sólo permitirá que se retomen las obras de construcción “chicas y medianas”, con estrictos protocolos y movilidad propia de los operarios.

Esa es la única modificación que regirá para los 35 distritos bonaerenses que forman parte del AMBA. Hace unos días, se anunció el retorno del turf en los hipódromos de La Plata, San Isidro, Tandil, Azul y Dolores, a partir del próximo 1ro de octubre. 

​El área bonaerense que rodea a la Capital Federal seguirá en la denominada fase 3 del aislamiento preventivo porque los funcionarios sostienen que aunque asoma un “comienzo de descenso en el AMBA», para que persista se deben «mantener las condiciones de cuarentena”. La última semana, el promedio de positivos fue de 4.750. «Hace un mes estaba en más de 5.000», explicó el Gobernador en el anuncio de la nueva fase del aislamiento.

Fases de los municipios de Buenos Aires



Fuente: Gob. Provincia de Buenos Aires
Infografía: Clarín

Este esquema acordó Kicillof en Olivos con el Presidente, Alberto Fernández, y el Jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El resumen sería: mantener las actuales condiciones de movimiento y permisos en los distritos del Gran Buenos Aires, hasta confirmar que se consolida la estabilización del número de contagios.

¿En qué basan los técnicos para sostener que Buenos Aires está en una meseta en la propagación del COVID-19? En la última semana no se había perforado el número pico de casos, del 10 de septiembre, con 6.252 positivos informados. Desde entonces hasta el miércoles, esa cifra nunca fue superada. Este jueves se pasó (6.319) pero con mucha incidencia de los confirmados que llegan de los pueblos y ciudades del interior: ya está por encima del 20% y sigue una curva de crecimiento.

Es por eso que el sistema de fases que elabora la Jefatura de Gabinete y se modifica todos los lunes marca que hay sólo 18 distritos en etapa de “distanciamiento social”, o nueva normalidad. Y que creció hasta 73 el número de comunas que debieron pasar a una categoría más estricta de reducción de movimiento, o sea la fase 4. La circulación comunitaria de la peste se afincó también en las localidades de la pampa provincial.

El centro comercial de Quilmes. Foto Luciano Thieberger

El centro comercial de Quilmes. Foto Luciano Thieberger

Este panorama del interior bonaerense es inestable. Los cuadros de infectados se expanden y obligan a modificar situaciones de restricción o controles en función de la evolución de casos en cada ciudad. El gobernador y los intendentes del interior repasaron esta semana la tensión en el sistema de salud y las medidas para evitar la aparición de focos. O los mecanismos para controlar esas explosiones cuando aparecen.

El permiso para obra civil será en emprendimientos menores, como refacciones en casas de familia. También en los casos en que haya riesgo de derrumbe. La condición: que no requiera el uso del transporte público de los obreros. Los que se acerquen a las obras deberán hacerlo con medios propios.

El take away plus ya es un hecho en algunos muncipios del conurbano. Foto Marcelo Carroll

El take away plus ya es un hecho en algunos muncipios del conurbano. Foto Marcelo Carroll

En la lista de pedidos sectoriales que quedaron pendientes está al tope la gastronomía. Los bares y cervecerías del conurbano piden acceder al modelo “take away plus” (para beber en sillas dispuestas a distancia) o la posibilidad de instalar mesas en las veredas o patios. Algunos municipios ya avanzaron sin la anuencia de la Jefatura de Gabinete provincial. A pocas cuadras de la Gobernación ya funcionan cafés con mesas al sol. «Apelamos a la responsabilidad individual y lo hablamos con los intendentes», reconoció Kicillof. Pero evitó la confrontación o la alusión a casos particulares, como ocurrió en otras presentaciones públicas.

“La pandemia no pasó. Estamos en un momento complicado porque el virus se expande y estamos cansados. No tenemos que aflojar», pidió el gobernador. También sugirió a los jóvenes «cuidarse» en la inminente llegada de la primavera. «Debemos evitar los encuentros en lugares cerrados. Tenemos alta incidencia de personas jóvenes entre los contagiados», aseguró Kicillof.

NS

Fuente: Clarin

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Iñaki Ereño, de experimentar en internet a dirigir un negocio seguro

Sáb Sep 19 , 2020
Afable y preocupado por la salud propia y de los demás, Iñaki Ereño Iribarren (Melilla, 1964) será el primer español en dirigir una gran multinacional del seguro, Bupa, matriz de Sanitas, donde lleva mandando 12 años, en los que le ha dado el toque digital que protagoniza su carrera profesional. […]