El cumplimiento normativo no es cosa -s贸lo- de abogados

Parta el lector bajo la premisa de que, como abogado, estas l铆neas pretenden ofrecer una posici贸n opuesta a la de otros colegas que recientemente se han manifestado a favor de entender la funci贸n de cumplimiento como una pr谩ctica dentro del ejercicio de la abogac铆a.

Resulta un debate l贸gico en la medida de que, desde nuestra profesi贸n, el salto al cumplimiento (o compliance, no entraremos ahora en debates terminol贸gicos, que tambi茅n existen) no solo se produce frecuentemente, sino que, con la debida formaci贸n, es relativamente c贸modo. La l贸gica dicta que si una empresa quiere evitar que se produzcan incumplimientos normativos en sus actividades, le pregunte a un experto en leyes鈥 , 驴no?

Como en casi todo, la respuesta id贸nea viene de la mano de la mesura. Porque, efectivamente, sin el papel del jurista (no solo abogados), dif铆cilmente resultar铆a posible levantar estructuras de cumplimiento. Lo que no parece tan claro es que el asesoramiento legal en materia de cumplimiento colme la expectativa que se proyecta sobre esta funci贸n en su conjunto. Creo que volver al debate ya superado sobre si la asesor铆a jur铆dica de una empresa debe asumir la funci贸n de cumplimiento (al menos en organizaciones de cierto tama帽o) ser铆a dar un paso atr谩s en estos tiempos en los que todo lo relacionado con aspectos de buen gobierno -ESG en general- avanza de forma imparable.

Y digo esto consecuencia de que la funci贸n de cumplimiento, en palabras de expertos y est谩ndares internacionales (y nacionales) en la materia, y por ir a un ejemplo tan reciente como es la futura ISO 37301 sobre sistemas de gesti贸n de compliance, recoge un cat谩logo de funciones que, por supuesto, puede desarrollar un abogado, pero que desde mi punto de vista se aleja parcial o totalmente de la idiosincrasia de la profesi贸n de abogado que, recordemos, supone 芦la direcci贸n y defensa de las partes en toda clase de procesos, o el asesoramiento y consejo jur铆dico禄 (art铆culo 542 de la Ley Org谩nica del Poder Judicial, LOPJ); tocando de lleno el mundo de la gesti贸n empresarial.

Cuestiones tales como la integraci贸n y seguimiento de las obligaciones de cumplimiento en las pol铆ticas de las compa帽铆as, muy especialmente en sus procesos operativos (que no son otros sino los que se refieren a c贸mo se compra, c贸mo se produce, c贸mo se vende, etc.), la ejecuci贸n del sistema de reporte interno, incluidas cuestiones tales como la monitorizaci贸n y medici贸n del desempe帽o del sistema (objetivos, indicadores, red flags, etc.), la ejecuci贸n diaria y la gesti贸n de los muy conocidos canales de alerta, la formaci贸n y capacitaci贸n de trabajadores, etc. Todas ellas son actividades que, por supuesto, puede realizar de forma excelente un abogado formado en aspectos de gesti贸n y -como se帽alan los est谩ndares- con capacidad y prestigio para que sus consejos y directrices tengan aceptaci贸n, pero que exceden en mucho las actividades propias de la profesi贸n de abogado referidas en la LOPJ, muy especialmente todo aquello relativo a la gesti贸n de procesos que, considero, dif铆cilmente puede encajar en el concepto de asesoramiento y consejo jur铆dico.

Es sintom谩tico de que los tiros no van necesariamente por asimilar abogado y funci贸n de cumplimiento, que una de las obligaciones para las organizaciones que quieran seguir este est谩ndar de buenas pr谩cticas, es la de garantizar, precisamente a la funci贸n de cumplimiento, que tenga acceso a asesoramiento de expertos sobre leyes, reglamentos, c贸digos y est谩ndares organizacionales relevantes. Es decir, que la funci贸n de cumplimiento pueda contratar a abogados cuando resulte necesario. Tambi茅n es buen indicio -creo- sobre una posici贸n opuesta a la externalizaci贸n completa de la funci贸n de cumplimiento, pero eso, nuevamente, es otro debate.

Sin 谩nimo de extenderme, si me gustar铆a a帽adir que, el hecho de no compartir con algunos colegas que la funci贸n de cumplimiento forme parte del ejercicio de la abogac铆a y que por tanto no debe ser la abogac铆a institucional el lugar para su amparo y regulaci贸n, ello no me posiciona a favor de la creaci贸n de un sistema de colegiaci贸n alternativo para profesionales del cumplimiento. No creo en una funci贸n de cumplimiento objeto de colegiaci贸n, sino libre y basada puramente en los principios de competencia t茅cnica y profesionalidad.

S铆 creo, especialmente para aquellos que desarrollan su actividad en el seno de la empresa, en una funci贸n de cumplimiento objeto de regulaci贸n, que dote de seguridad jur铆dica a los profesionales, fijando derechos: el del secreto profesional, la protecci贸n frente a la propia empresa, etc.; obligaciones: la inscripci贸n en un registro p煤blico de profesionales; y responsabilidades: l铆mites sobre la eventual posici贸n de garante, etc., entre otros aspectos que probablemente est茅n pidiendo regulaci贸n.

En todo caso, y en general, creo que la funci贸n de cumplimiento debe ser una profesi贸n libre en la que todos podamos tener un lugar.

Jorge Alexandre Gonz谩lez. Abogado. Doctor en Derecho penal. Compliance Manager en EQA.

Fuente: Cincodias.elpais

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Entrada siguiente

Porte帽os, el viejo duelo con las provincias que trae de nuevo la pol铆tica en pandemia

Vie Sep 25 , 2020
Mientras cavilaba sobre posibles motivos para una rivalidad sostenida, o justificada, entre los nacidos en, por ejemplo, Ituzaing贸, o Haedo, o en C贸rdoba o en el Chaco, y aquellos nativos en la Capital Federal, ahora Caba, vinieron a mi memoria- probablemente por lo poco serio de esta preocupaci贸n- dos personajes […]