Indecisión en las Bolsas, preocupadas por la debilidad económica

El miedo a los rebrotes y a los efectos que en la débil recuperación puedan tener las medidas de confinamiento hacen mella en los inversores, que tan pronto salen despavoridos de la renta variable como de repente optan por tomar posiciones. El nerviosismo es la tónica dominante y da alas a la volatilidad. La caída de más del 2% ayer de Wall Street arrastró en un primer momento a los índices europeos, que arrancaron con descensos del 1%. Los recortes se han ido moderando a medida que avanza la sesión y el Ibex 35 ha llegado a reponerse y a cotizar en verde con ayuda de la banca, tocando los 6.700 puntos. Pero acechan las dudas y el selectivo cae ahora un 0,3%. Por su parte, Wall Street prolonga la corrección y abre con caídas del 0,5%.

Dentro del Ibex, IAG y Pharmamar lideran las pérdidas con caídas del 4% y del 3,7%, respectivamente. Les sigue Inditex, que resta un 2%. La banca cotiza en positvio, salvo Sabadell, que cae un 0,9%. BBVA se anota un 4% después de que el Banco Central de Turquía haya subido los tipos de interés, lo que impulsa la lira turca y beneficia a la entidad que tiene intereses en el país.

En un contexto de temor a la debilidad económica ante el impacto de la segunda ola de Covid, los inversores han conocido que la confianza empresarial mejoró de nuevo en septiembre en Alemania, por quinto mes consecutivo, porque «la economía alemana se estabiliza pese al aumento de las cifras de infecciones». El índice de confianza empresarial en el conjunto de Alemania del Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo) subió en septiembre hasta 93,4 puntos, desde los 92,5 puntos de agosto.

De fondo, el número de contagios diarios crece en los países europeos y americanos. También la cifra de muertos. La situación es preocupante en países como Reino Unido, en Francia o España. En Reino Unido, el Gobierno ha adoptado nuevas restricciones para tratar de frenar la expansión. También en Francia, mientras que en Madrid se plantea aumentar las zonas con restricciones de movilidad. En Estados Unidos, la cifra diaria de contagios supera los 50.000. Los inversores temen que esta nueva ola provoque medidas de confinamiento que afecten a la economía.

Sin catalizadores a corto plazo

Los analistas no ven en el corto plazo catalizadores que puedan provocar un cambio de tendencia. «Los inversores siguen preocupados por el estancamiento en el Congreso estadounidense, donde no llegan a un acuerdo para añadir más estímulos fiscales que ayuden a empresas y trabajadores, a medida que la pandemia sigue aumentando y poco a poco se va descontrolando, con el mercado descontando que no se volverá a la normalidad hasta que no haya una vacuna que se pueda aplicar de forma masiva. Este hito podría extenderse hasta 2022», explica Sergio Ávila, analista de IG.

El tema del Brexit es otro de las incertidumbres que castiga a los mercados. Es un «factor que no tiene visos de que vaya a tener una solución positiva dada la actitud beligerante y amenazadora adoptada por el Gobierno británico en las últimas semanas», explican desde Link Securities.

Ante las sacudidas en el mercado de renta variable, los inversores buscan activos más seguros en deuda y dólar. La moneda estadounidense se refuerza contra el euro, que vive su quinto día consecutivo de descensos. La moneda europea se sitúa en 1,1658 dólares. Diego Morín, analista de IG señala que tras marcar máximos de dos años y dos meses, el euro «renuncia a la resistencia de los 1,19 dólares». Acumula un descenso del 2% en una semana. «Ahora mismo, el euro dólar está rechazando el soporte en los 1,1650 dólares, por lo que un cierre por debajo de dicho nivel podría tener una extensión al soporte del 1,16 dólares», señala en su análisis técnico.

La deuda por su parte sigue al alza, con caída de la rentabilidad. Los tipos del bono de EE UU a 10 años se sitúa en el 0,666%. La rentabilidad del bono español a igual plazo se sitúa en el 0,218% frente al 0,227% de la víspera con la prima de riesgo en 73,8 puntos básicos.

Fuente: cincodias.elpais

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

¿Son los ERTE una buena solución -y la única- para las pymes?

Jue Sep 24 , 2020
A propósito de las negociaciones que están desarrollándose en el marco del diálogo social sobre la prolongación de los ERTE, nos planteamos hasta qué punto esta medida de regulación de empleo puede ser realmente útil para las pequeñas y medianas empresas, tal y como está configurada en la actualidad y […]