Los inversores se juegan mucho en las elecciones norteamericanas

El primer martes despu√©s del primer lunes de noviembre de cada a√Īo bisiesto los norteamericanos se pasan por las urnas para decidir qui√©n ser√° el presidente que ocupe el Despacho Oval de la Casa Blanca durante los siguientes cuatro ejercicios. El 3 de noviembre pr√≥ximo, por tanto, sabremos si el republicano Donald Trump repetir√° mandato, o si ser√° el l√≠der del Partido Dem√≥crata, Joe Biden, quien tomar√° el relevo. De cu√°l sea el resultado depender√° en buena parte el futuro de la econom√≠a mundial y, por tanto, la suerte de las apuestas de los inversores. En este caso m√°s que en ocasiones pasadas, Wall Street est√° pendiente de los sondeos y los debates entre los candidatos, aunque todo el mundo da por hecho que la econom√≠a seguir√° teniendo un desempe√Īo relevante, y que en el peor de los casos, si las decisiones impactasen mucho en las inversiones, habr√≠a una rotaci√≥n r√°pida del dinero buscando los mejores activos, pero con poca relevancia en los √≠ndices.

La marcha fulgurante de la Bolsa americana durante el mandato de Trump se ha interrumpido parcialmente por el vértigo que ha impuesto la pandemia del coronavirus en la economía, en un país que ha colocado la supervivencia de la actividad por delante y que encabeza los índices de mortalidad derivada del virus. Pero las bajadas de impuestos a las empresas, la posibilidad de repatriar beneficios del exterior con alivio fiscal generoso, así como la protección a la industria nativa y la defensa a ultranza de las grandes tecnológicas en la guerra abierta con sus pares chinas, han logrado uno de los periodos más prolongados de ganancias en las Bolsas, que han recuperado la pérdida ocasionada en marzo, con los valores tecnológicos marcando máximos.

Dif√≠cilmente las propuestas de Biden, en caso de ser el triunfador (tiene ventaja en las encuestas, pero eso le pasaba hace cuatro a√Īos a Hillary Clinton y perdi√≥ el pulso) alterar√°n el ritmo del mercado. Pero la propuesta de subir impuestos a los particulares con rentas m√°s elevadas y a las empresas, en buena l√≥gica, impactar√°n en el precio de las acciones, como impactar√°n en los t√≠tulos de las sociedades energ√©ticas verdes su promesa de impulsar la lucha contra el cambio clim√°tico con un vast√≠simo programa de inversiones en infraestructuras energ√©ticas y del transporte. Las farmas, por su parte, podr√≠an tambi√©n tener que encajar decisiones de recorte de precios de los f√°rmacos, tras las pol√≠ticas liberales de Trump. Cierto es que todo ello podr√≠a ser compensado con un deshielo de las relaciones comerciales en el mundo, que proporcionar√≠a un salto en los precios de las acciones a la totalidad de las empresas. En definitiva, la econom√≠a puede ser afectada, pero la Bolsa lo encajar√° mejor, con un r√°pido reajuste de asignaci√≥n de las apuestas, donde la tecnolog√≠a seguir√° guiando al dinero.

Fuente: Cincodias.elpais

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

El 97% de los edificios del Estado nacional est√°n en el microcentro ¬Ņla pandemia es una oportunidad para descentralizar?

S√°b Oct 3 , 2020
La movilidad fue puesta en jaque en todas las grandes ciudades del mundo. El coronavirus vino a interpelar la forma en que millones de personas se trasladan todos los d√≠as. A sus lugares de trabajo, para hacer tr√°mites y gestiones, o para estudiar. Ahora que el transporte p√ļblico se revel√≥ […]