Unicredit debe asegurarse de que Monte dei Paschi venga con un lazo

Otro remiendo para la banca italiana en el horizonte. Roma quiere meter con calzador Banca Monte dei Paschi di Siena en su gran rival, Unicredit, cuyo jefe, Jean Pierre Mustier, se ha resistido la presión política para fusionarse. Resistirse para conseguir un acuerdo tan bueno, o mejor, que su rival Intesa Sanpaolo en un rescate similar tiene sentido.

El primer ministro, Giuseppe Conte, tiene prisa por desenredar al Estado del conflictivo Monte Paschi, que controla desde un rescate estatal en 2017. Para ganarse la bendición de la Unión Europea para ese rescate, prometió vender rápidamente el banco de la Toscana.

Unicredit, con un valor de casi 16.000 millones de euros y 10 veces más grande en valor de mercado, es la mejor esperanza de Roma. Pero Mustier solo se comprometerá si no perjudica a la base de capital de Unicredit, según La Repubblica.

Esto requiere que el ministro de Finanzas, Roberto Gualtieri, revise el plan utilizado para convencer al jefe de Intesa, Carlo Messina, de que absorbiera dos bancos venecianos en quiebra hace unos años. Intesa pagó solo 1 euro y recibió un regalo de 5.000 millones de euros de los contribuyentes para aumentar el capital y pagar los despidos. El Estado también proporcionó garantías para los créditos incobrables y las reclamaciones legales.

Mustier no debería conformarse con menos. En el caso del banco con sede en Siena, el Estado necesitaría cubrir unos 2.000 millones de euros para completar el saneamiento, además de una cantidad similar en futuros gastos de reestructuración, según estiman los analistas del banco. El Estado también tendría que asumir unos 10.000 millones de euros de riesgos legales acumulados por irregularidades pasadas.

Mustier también podría argumentar a favor de un descuento en el valor de las acciones de Monte Paschi, de alrededor de 1.500 millones de euros, aunque el Gobierno podría resistirse a castigar a los inversores minoritarios. Un canje de acciones sin prima seguiría ofreciendo a UniCredit un buen valor. El recorte del 4% de los costes operativos anuales combinados podría generar casi 500 millones de euros de ahorros antes de impuestos, por un valor actual de 3.600 millones para los accionistas.

Al pagar el precio de mercado, UniCredit también podría beneficiarse de al menos 6.000 millones de euros del llamado badwill (fondo de comercio negativo) para absorber los cargos adicionales o las pérdidas por créditos incobrables. Aunque el Estado saldría con una participación del 6%, UniCredit podría tratar de minimizar sus derechos de voto y dar prioridad a una venta de las acciones.

Un acuerdo, aunque complejo, daría a UniCredit una respuesta a la amenaza competitiva de una Intesa que se ha hecho más poderosa por la adquisición de su rival UBI Banca. Pero debería asegurarse de que el banco toscano venga envuelto en un lazo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Fuente: Cincodias.elpais

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Musk y sus inversores comparten una rara dosis de realismo

Jue Sep 24 , 2020
Elon Musk ha perdido su chispa: al menos esa es una forma de leer la reacción de los inversores a la gran revelación del jefe de Tesla del martes. Su plan para aumentar las ventas de la compañía de 395.000 millones de dólares mediante la reducción de los costes de […]