Adriana Jarsún: “Fue cambiando la forma de contratación: es necesario tener un título”

Adriana Jarsún es licenciada en Administración de Empresas y se desempeña como Directora de Recursos Humanos de Universidad Católica de Salta desde 2017 donde tiene a cargo todo lo relacionado a esa área. Desde el 2006 se dedica a la gestión de recursos humanos por lo cual fue testigo de como cambiaron los procesos de selección de personal hasta llegar al escenario actual donde la pandemia planteó una transformación. En diálogo con El Tribuno, comentó que el coronavirus “trajo un cambio abismal” porque ahora los profesionales sí o sí tienen que tener conocimientos en tecnología. “La pandemia nos puso cara a cara con una realidad que era que muchas personas todavía tenían dificultades con algunas cuestiones tecnológicas”, agregó.

¿Cómo es el proceso de toma de personal en la actualidad?

Lógicamente fue cambiando la forma de contratación, cada vez se ha hecho más necesario tener un título. Allá por el 2015 fue cuando empezó toda esta historia de que tenías que tener el título universitario o un título que te avale para el ejercicio del trabajo que te estaban pidiendo. Pero después la pandemia trajo un cambio abismal porque además de la formación profesional también se agregó que vos tenés que sí o sí tener conocimientos en tecnología. La pandemia nos puso cara a cara con una realidad que era que muchas personas todavía tenían dificultades con algunas cuestiones tecnológicas.

¿Hay alguna franja etaria que se notó más?

Lo extraño es que no fue una cuestión solamente generacional porque la dificultad con la tecnología no hablamos solamente de acceso, sino también de poder usarla de manera correcta. El estar encerrados trajo también en las personas la necesidad de tratar de programar el horario de trabajo dentro de tu casa. Por un lado, teníamos gente que por más que manejará bien las tecnologías no se podía organizar, definir un horario, no podía acordar con la familia en qué horario trabajaba, no contaba con un buen lugar, le pasaban un montón de cosas y por otro lado también teníamos estos casos que no sabían cómo hacerlo. De ahora en más, las personas tienen que tener determinadas características para trabajar.

¿Cuáles son?

Primero: conocer de tecnologías. Si no sabe es sumamente difícil. Segundo: tiene que tener flexibilidad al cambio. Se empezaron a revalorizar muchísimo más las habilidades blandas.

¿Qué son las habilidades blandas?

Las habilidades blandas son: el trabajo en equipo, el trabajo colaborativo, la adaptación al cambio, la flexibilidad. Son cuestiones que están o no en una persona que se contrata para trabajar. Antes, por ahí se evaluaba mucho el perfil profesional, la experiencia, cuantos años había trabajado. Hoy en día, la pandemia nos ha demostrado que las habilidades blandas son fundamentales porque necesitamos gente flexible, que se adapte, que pueda manejarse bajo presión, que pueda estar en distintos escenarios y poder adaptarse. Lo que pasó fue que no estábamos preparados. Lógicamente, de todas estas adaptaciones muchas vinieron para quedarse y no creo que en el mercado laboral vaya a cambiar.

¿Cómo trabajan ese proceso de aplicación de nuevas tecnologías dentro de la Universidad?

La Universidad ya tenía incorporado en los planes de estudio en todas las carreras materias específicas. Pero por ejemplo, los docentes ahora en mayor cantidad empezaron hacer la diplomatura en TIC (tecnologías de la información y la comunicación) para poder dar clases. 
Si bien estamos con presencialidad plena, estamos trabajando en lo que se llama un sistema híbrido. Por ejemplo el día del paro del transporte, las clases en la universidad no se suspendieron, se pasaron a la modalidad virtual. Los chicos recibieron el comunicado de cada una de sus facultades diciéndole: a partir de ahora como estamos en paro de transporte, la clase en vez de presencial va a ser virtual. Todos los docentes tuvieron que adaptarse y tuvieron que hacer cursos y otras capacitaciones que puso a disposición la universidad. Son cosas que vinieron para quedarse. Un docente que ingrese y que no sea capaz de dar una clase en forma virtual no es posible. 

¿Es posible implementar el trabajo en remoto en Salta como ya se hizo en otros países o todavía vamos a seguir con una fuerte presencialidad?

Yo creo que la sociedad no está 100 por ciento preparada porque vos te pones a pensar que en Salta la gente no está preparada para trabajar en su casa y no hay tampoco tantos espacios de coworking, no hay lugares donde se pueda desarrollar la actividad que se llama en remoto. En otros países en general la gente trabaja en remoto pero muchos no lo hacen en su casa, que creo que es la diferencia. Debe haber un gran grupo que seguramente se adaptó perfectamente bien al home office y es una muy buena alternativa pero hay otro grupo que todavía necesita todo esto. Además, el contacto físico, la relación uno a uno, la charla presente, no siempre es bien reemplazada por la tecnología. En mi caso, por ejemplo, en las entrevistas de selección que tuve que hacerlas en la pandemia no fueron lo mismo a las que estoy haciendo ahora. Cuando haces una entrevista personal ves reacciones, comportamientos corporales, ves en un montón de cosas que te ayudan a la toma de decisiones. En la virtualidad se pierde mucho eso no.

¿Qué características tiene esa generación de chicos que vivió la finalización del secundario y el inicio de la universidad en pandemia? Esos chicos que dentro de cinco años van a ser los próximos profesionales…

El chico de 18 o 19 años que hoy los llamamos como la generación de cristal porque es el chico que le tocó vivir la pandemia sobre el final de su secundario y que la adaptación a la universidad la hizo en una modalidad remota que no es lo mismo. Entonces la llamamos la generación de cristal porque le faltó el cierre de un proceso y el inicio de otro y tienen una baja tolerancia a la frustración. Sin embargo, tienen algunos conceptos que son muy claros donde la sustentabilidad, la protección del medio ambiente, el cuidado de los animales, el respeto por el otro, las cuestiones de igualdad en cuanto a género, en cuanto a capacidades diferente, en los chicos está como mucho más inmerso. Es como una situación que no se discute. 
La minería y otros sectores van a requerir cada vez más mano de obra especializada de los salteños. ¿La provincia está preparada para proveer ese trabajador?
La actividad minera es una de las actividades de mayor crecimiento pero también la industria tecnológica y todo lo que tiene que ver con las tecnologías está teniendo un crecimiento sumamente importante sobre toda después de la pandemia que lo disparó y ya no hay barreras. Un chico de Salta perfectamente puede trabajar para Google en Estados Unidos porque se trabaja en remoto. Pero para poder trabajar para Google y cobrar en dólares tienen que tener capacitación. Entonces, las carreras que deberían ser las más demandadas tendrían que ser esas. No obstante, sigue siendo primera en elección de los chicos la carrera de medicina que no está mal porque también en salud se van a necesitar muchos recursos y también tuvo un crecimiento importante por la pandemia. Siguen siendo las carreras tradicionales las más elegidas por chicos cuando en realidad el mercado laboral está atendiendo a estas carreras, a las relacionadas con la minería, con la tecnología, la industria especializada. 

¿Qué lugar ocupan los idiomas en un perfil profesional?

Los idiomas son imprescindibles. Nosotros tenemos el CIU que es el centro de idiomas y funciona muy bien. Por ahí me parece que a los chicos les cuesta porque los colegios, por lo menos los que yo conozco, tienen una formación básica. Ahora creo que ya hay varios que son bilingües y el inglés empieza a ser como una materia súper importante del secundaria, pero es necesario. Es un determinante. En la minería, los que nos está pasando nosotros porque trabajamos con varias empresas ayudándolos, es que nos dicen: necesito un graduado de tal carrera pero que hable inglés a la perfección. A una empresa minera se le re complicó la búsqueda por el idioma.

¿Cómo ve el sector del turismo que es una de las actividades económicas más importantes de la provincia? ¿Y qué otras se perfilan o ya son una realidad?

Yo creo que el turismo en Salta, después de la pandemia, si va a ser una industria en crecimiento. Pero fíjate que ahí también cada vez piden gente más especializada y además que hablen perfectamente bien dos o tres idiomas porque. Antes era el inglés, pero nosotros empezamos a recibir muchísimo turismo brasilero, entonces ahora te piden portugués. Seguramente va a ser una industria que va a seguir creciendo y va a ser muy importante pero también hay otras industrias que han crecido mucho como la industria vitivinícola en la zona del valle. Está creciendo mucho la que está relacionada a la tecnología. Acá hay tres empresas importantes que trabajan con software Factory y brindan servicio para grandes multinacionales. Ha crecido mucho la industria de lo digital. Una persona que sabe de marketing digital, que sabe de analítica de datos puede llegar a ser demandado en empresas que se están dedicando a eso porque han encontrado una veta que está funcionando muy bien.
 

Fuente: El Tribuno

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

ANSES paga Tarjeta Alimentar con aumento desde mañana: cuánto te corresponde cobrar

Dom May 1 , 2022
A partir de este lunes, el Ministerio de Desarrollo Social empezará a acreditar, a través de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), el pago con aumento de la Tarjeta Alimentar, correspondiente al cronograma de cobros de mayo. Se trata de un incremento del 50% sobre este programa, que […]