«Argentina tiene un papel vital como productora de alimentos»

Las naciones productoras de alimentos como Argentina deben aumentar rpidamente la produccin tanto como puedan
«Las naciones productoras de alimentos como Argentina deben aumentar rápidamente la producción tanto como puedan».

La Argentina «tiene un papel vital que desempeñar» como productora de alimentos, en un contexto marcado por las consecuencias en la provisión de commodities generadas en un primer momento por los aumentos de los costos de logística y transporte, que luego fueron potenciados por la guerra entre Rusia y Ucrania.

Así lo señaló a Télam John Denton, secretario general de la ICC (Cámara de Comercio Internacional, por su sigla en inglés), quien enfatizó que el país cuenta con una producción de alimentos para abastecer a «diez veces su población» y «la capacidad de alimentar a las naciones importadoras netas», para de esa manera «paliar el impacto de la crisis actual en la seguridad alimentaria mundial».

Denton cuenta con una extensa carrera diplomática en Australia y una activa participación tanto en relaciones económicas internacionales como en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Recientemente, estuvo en Buenos Aires participando del seminario «Agroalimentos: Nuevo escenario mundial, oportunidades y desafíos para países productores», organizado por la ICC y la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).

Télam: ¿Cómo repercute el actual escenario mundial en la provisión de alimentos?

John Denton: Estamos viviendo una crisis alimentaria muy difícil, una combinación de aumentos en los precios de los alimentos, interrupciones en la cadena de suministro y ahora la guerra en Ucrania ha puesto a millones de personas en todo el mundo en riesgo de sufrir hambre, inseguridad alimentaria e incluso morir de hambre.

Si la pandemia nos ha enseado algo es que las alianzas pblicoprivadas son esenciales para sobrevivir en tiempos difciles
Si la pandemia nos ha enseñado algo, es que las alianzas público-privadas son esenciales para sobrevivir en tiempos difíciles».

T: Y en ese contexto, ¿Cuál es el papel de los países productores de alimentos, como el caso de la Argentina?

J.D.: Las naciones productoras de alimentos como Argentina tienen un papel vital que desempeñar. Primero, deben aumentar rápidamente la producción tanto como puedan. Si bien esto puede ser muy difícil en este momento, debido a los altos precios y, en algunos casos, a la escasez de fertilizantes, los agricultores y los grandes productores agrícolas deben encontrar formas más eficientes de producir alimentos a escala, idealmente sin implicar una tala y deforestación significativas.

Los gobiernos deben crear políticas que permitan a los pequeños agricultores continuar trabajando incluso con márgenes más bajos, especialmente en los países más pobres donde los agricultores que no pueden ganarse la vida pueden decidir irse en busca de oportunidades en los centros urbanos.

En segundo lugar, los países productores de alimentos deben mantener abiertos los mercados internacionales. Los gobiernos deben evitar la tentación de acumular alimentos o no liberar las reservas que puedan tener en los mercados internacionales. Deben, sobre todo, evitar imponer restricciones a la exportación, que hemos visto más en los últimos meses, no sólo porque esto podría llevar directamente a que las personas hambrientas no puedan acceder a los alimentos, sino también porque podría crear una cascada de muertes. Y si bien los subsidios pueden tener un papel que desempeñar, estos deben equilibrarse de manera que garanticen que no distorsionen excesivamente los precios del mercado.

Finalmente, los países exportadores de alimentos deberían aumentar sus donaciones al Programa Mundial de Alimentos, que tiene dificultades para satisfacer las necesidades de los más vulnerables. Los principales países productores de alimentos deben reconocer que esta crisis alimentaria mundial conlleva un riesgo significativo de agitación social y política, que en última instancia podría plantear desafíos económicos, políticos y de seguridad para las propias naciones productoras de alimentos.

T: ¿Qué potencial tiene Argentina como proveedor de alimentos y tecnología alimentaria, más allá de las exportaciones de cereales, oleaginosas y derivados?

J.D.: La agricultura juega un papel vital en la economía argentina, empleando a más de un tercio de la fuerza laboral (incluido el empleo indirecto) y contribuyendo alrededor del 8,3% del PIB y hasta el 20% si se incluye toda la cadena de valor.

La Argentina también es el décimo exportador mundial de productos agroalimentarios, y actualmente produce alimentos para más de 450 millones de personas. ¡Eso es 10 veces su población!

Como gigante de la agricultura mundial, con gran potencial, precios competitivos y producción diversificada, tiene la capacidad de alimentar a las naciones importadoras netas y paliar el impacto de la crisis actual en la seguridad alimentaria mundial. Esta es parte de la razón por la cual ICC lanzó recientemente el ICC Agri-Food Hub en Buenos Aires, con el objetivo de maximizar la inclusión de empresas agroalimentarias en las cadenas de suministro globales.

El ecosistema de pymes de Argentina también es fundamental para el desarrollo de sistemas alimentarios más inclusivos y sostenibles. Con ese fin, el Centro de Emprendimiento de ICC en Buenos Aires, lanzado en asociación con la Cámara Argentina de Comercio y Servicios y la Usina de Emprendedores, trabaja en estrecha colaboración con empresas y agencias gubernamentales para permitir que los empresarios locales en el cono sur de América Latina amplíen sus operaciones a los mercados globales.

Pasar a industrias de mayor valor agregado requiere inversiones en educacin apoyo especfico para el desarrollo industrial
«Pasar a industrias de mayor valor agregado requiere inversiones en educación, apoyo específico para el desarrollo industrial»

El desafío de agregar valor a la industria de la alimentación en un mundo que entra en estanflación

El mundo se encamina a un período de inflación combinada con estancamiento económico, situación conocida como «estanflación», y eso representa un importante desafío para la industria de los alimentos, en tanto los precios de las materias primas tienden a subir pero, al mismo tiempo, su industrialización se enfrenta a mayores costos y menores márgenes de comercialización.

John Denton identificó tres factores que se necesitan incentivar para impulsar una industria de la alimentación con mayor valor agregado: Educación, apoyo al desarrollo industrial y entornos económicos efectivos.

Télam: Muchos países productores de alimentos agregan muy poco valor a sus exportaciones, y en algunos casos incluso importan productos elaborados en otros países con sus propias materias primas. ¿Qué acciones se pueden tomar para revertir esta situación?

John Denton: Ascender en la cadena de valor puede ser para algunos países una estrategia económica muy sólida con mayores beneficios económicos. Al mismo tiempo, existe una eficiencia global significativa en diferentes países que se especializan en diferentes partes de la cadena de suministro. En algunos casos, es posible que a un país le vaya mejor si se especializa en cereales o arroz u otras materias primas y luego, por ejemplo, pasa a los alimentos procesados.

Pasar a industrias de mayor valor agregado requiere inversiones en educación, apoyo específico para el desarrollo industrial y, en general, entornos económicos efectivos. Sabemos por la historia que las medidas proteccionistas tienden a desincentivar la innovación y que las relaciones comerciales abiertas permiten que los países se especialicen en productos en los que tienen una ventaja comparativa. Y sabemos que hoy la producción de relocalización suele ser mucho más difícil, menos eficiente y menos efectiva de lo que los legisladores tienden a imaginar.

T: Ese proceso no está exento de complicaciones.

J.D.: A medida que el mundo entra potencialmente en un período de estanflación, los países con fuertes recursos o industrias de insumos crudos pueden tener mejores resultados que las industrias más cercanas al consumidor. Esto se debe a que los precios de las materias primas probablemente aumentarán y la producción de bienes de valor agregado enfrentará costos más altos y márgenes potencialmente más bajos, ya que los consumidores tendrán menos poder adquisitivo debido a la inflación. Los formuladores de políticas deben tener en cuenta estos factores cuando consideren tratar de impulsar más partes de valor agregado de la cadena de suministro agrícola.

T: Usted representa al sector privado en el Grupo de las Naciones Unidas sobre Alimentación, Energía y Finanzas. ¿Qué experiencias pudo recoger del trabajo público-privado, tanto en Australia como en otros países? ¿Cómo se puede mejorar esa relación?

J.D.: El liderazgo de ICC en respuesta a las recientes crisis globales fue reconocido por el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, quien me nombró para representar al sector privado global en un nuevo Comité Directivo del Global Crisis Response Group, para abordar los inmensos desafíos interconectados que enfrenta el mundo. Esta es la primera vez que el sector privado ha estado estructural e íntimamente involucrado en una respuesta a una crisis global, un testimonio de gran parte del trabajo que hicimos durante la pandemia y un reconocimiento del hecho de que ningún desafío global puede resolverse sin la participación activa del sector privado. Si la pandemia nos ha enseñado algo, es que las alianzas público-privadas son esenciales para sobrevivir en tiempos difíciles. El ingenio del sector privado, el poder de las asociaciones público-privadas y la fortaleza de la comunidad empresarial global de ICC pueden hacer del mundo un lugar mejor, no sólo para los negocios sino, en última instancia, para las personas. Pero siempre hay margen de mejora. En ICC nos dedicamos al desarrollo de nuevos modelos y estrategias para aumentar la participación del sector privado en los resultados de desarrollo, y en fomentar colaboraciones con las principales agencias de la ONU e instituciones sectoriales relevantes.

Fuente: Télam

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.