Argentina y México se endurecen con Nicaragua y convocaron a sus embajadores en Managua

Las últimas detenciones de opositores políticos en Nicaragua, generaron un cambio de opinión en Alberto Fernández. El presidente ordenó convocar a su embajador en Managua, Daniel Capitanich, y lo traerá a Buenos Aires en las próximas horas. Eso no significa retirarlos de sus respectivos destinos, lo que representa una instancia mayor en términos diplomáticos.

Fuentes del Gobierno confirmaron que la estrategia también será parte de un trabajo junto a México, cuyo presidente Andrés Manuel López Obrador podría hacer lo mismo en las próximas horas y en una comunicación conjunta con los argentinos.

Un comunicado posterior emitido por Casa Rosada, y ya no por Cancillería, informó la instrucción de ambos gobiernos al embajador argentino Mateo Daniel Capitanich y el mexicano Gustavo Alonso Cabrera Rodríguez. Ambos, dice el texto deberán «trasladarse a sus respectivas capitales, con el objetivo de realizar consultas sobre las preocupantes acciones políticas legales realizadas por el gobierno nicaragüense en los últimos días que han puesto en riesgo la integridad y la libertad de diversas figuras de la oposición (incluidos precandidatos presidenciales), activistas y empresarios nicaragüenses». 

Argentina y México se abstuvieron la semana pasada frente a la dura resolución del Consejo Permanente de la OEA, que llamó a Ortega a liberar a los presos políticos y respetar las instituciones democráticas. La posición generó muchas críticas, lo que empeoró con el lavado comunicado que emitieron mexicanos y argentinos a ojos del resto de los diplomáticos que comparten con ellos el espacio de la OEA. Y observan cómo el embajador Carlos Raimundi genera posiciones más pro chavistas y pro Ortega en el organismo internacional con la excusa de la «no injerencia»

El comunicado expresa que tanto Argentina como México se «mantendrán ahora atentos a la evolución de los acontecimientos «con la hermana República de Nicaragua», y seguirán «promoviendo inequívocamente el pleno respeto y promoción de los derechos humanos, las libertades civiles, políticas y de expresión de toda persona», más allá de su nacionalidad.

En el comunicado ambos gobiernos se ofrecen a promover «el diálogo para que sean las y los propios nicaragüenses quienes superen esta situación por la vía pacífica». Esta es una clara referencia a la tirria que sienten los dos gobiernos por lo que llaman «injerencia» en los asuntos internos de un país, con la mira puesta en el secretario general de la OEA, Luis Almagro, con quien mantienen fuertes diferencias sobre este punto.

Mirá también

Mirá también

Fuente: Clarín

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

India: el Estado comenzó a pagar las vacunas para todos los adultos

Lun Jun 21 , 2021
Hasta el momento, apenas un 5% de los casi 1.400 millones de personas está completamente vacunado India abrió este lunes la vacunación gratuita a todos los adultos y puso fin a un complejo sistema de compra y distribución de vacunas que sobrecargó a los estados y a los hospitales privados, […]