El Covid-19 como catalizador: luces y sombras de la digitalizaci贸n

La disrupci贸n digital viene avanzando con fuerza desde hace un par de d茅cadas, propiciada en gran medida por el continuo descenso de los precios de las tecnolog铆as, y Espa帽a no es una excepci贸n. Estamos ya acostumbrados a los cambios que los nuevos dispositivos, plataformas y tecnolog铆as provocan en distintos aspectos cotidianos, como la manera de relacionarnos, estudiar, trabajar, comprar, interactuar con banca y Administraciones, hacer negocios o disfrutar del tiempo de ocio. Cuando hablamos o leemos sobre digitalizaci贸n es importante tener en cuenta que digitalizaci贸n no es solo un asunto de las empresas de telecomunicaci贸n, o un fen贸meno que destruya empleo, o una necesidad de mayor equipamiento tecnol贸gico, o un problema de adquisici贸n de las habilidades y competencias necesarias, o una nueva rama de profesiones o un nuevo 谩mbito que necesite ser regulado. La digitalizaci贸n es, fundamentalmente, un proceso que permite a las personas y a las organizaciones contar con las capacidades para usar y aprovechar las nuevas tecnolog铆as e instrumentos digitales para poder adaptarse a los m煤ltiples y continuos cambios que estos generan. Este es uno de los mensajes que se desprenden del estudio, propiciado por el XXI Premio de Investigaci贸n del Consejo Econ贸mico y Social (CES), sobre cambios tecnol贸gicos, trabajo y actividad empresarial que ha elaborado nuestra instituci贸n junto a un grupo de especialistas de diversos 谩mbitos, como la econom铆a, la psicolog铆a, el derecho y la direcci贸n de empresas.

El momento convulso que vivimos por la pandemia del Covid-19 ha supuesto un poderoso catalizador para Europa y Espa帽a, poniendo de manifiesto la existencia de mejores dotaciones de infraestructuras y equipamiento que de aprovechamiento real de las mismas. Esto refuerza la visibilidad de la brecha digital, que tanta fuerza ha cobrado en los 煤ltimos meses y que supone un nuevo tipo de desigualdad social que viene a reforzar la ya existente. La Comisi贸n Europea es consciente de esta situaci贸n y una parte importante de los fondos del plan Next Generation EU, para impulsar la recuperaci贸n tras los reveses econ贸micos de la pandemia, van a ir destinados a impulsar la transici贸n digital.

驴C贸mo afecta esto a nuestro pa铆s y c贸mo se pueden aprovechar estas ayudas de manera 贸ptima? En primer lugar, para que la adaptaci贸n a la digitalizaci贸n sea positiva en Espa帽a hay que contar con el esfuerzo conjunto de distintos actores, como empresarios y directivos, trabajadores, responsables educativos, estudiantes y Administraciones p煤blicas. De igual manera, es indispensable poseer suficientes conocimientos tecnol贸gicos y digitales, pero tambi茅n habilidades sociales y cognitivas, porque son m谩s dif铆cilmente sustituibles por m谩quinas y algoritmos. En esta l铆nea hay que reducir las resistencias al cambio e impulsar una adaptaci贸n inteligente a la digitalizaci贸n que potencie el valor de las personas y su capital humano, haciendo compatible el aprovechamiento de sus grandes oportunidades con la inclusi贸n.

En el an谩lisis del informe publicado por el CES se sintetizan una serie de amenazas, oportunidades, fortalezas y debilidades ante el desaf铆o de la digitalizaci贸n en Espa帽a. Entre las amenazas figuran la destrucci贸n de empleos o tareas automatizables 鈥揺n este sentido hay que matizar que la transformaci贸n dentro de las ocupaciones se materializa m谩s en cambios de tareas que eliminaci贸n de puestos de trabajo鈥, las transformaciones de muchas ocupaciones, las p茅rdidas de derechos y protecci贸n de los trabajadores si no se encuentran nuevas f贸rmulas, la mayor polarizaci贸n salarial, el incremento de las desigualdades y niveles de pobreza entre grupos sociales, las amenazas a la supervivencia de las empresas, y en especial de las pymes, y los riesgos de los ciberataques.

La contrapartida de estas amenazas son las oportunidades, ya que con la digitalizaci贸n aparecen tambi茅n nuevas profesiones, aumenta la complementariedad de perfiles profesionales tecnol贸gicos con componentes humanos y sociales, se potencia el valor a帽adido del trabajo humano que puede apoyarse en la tecnolog铆a, surgen nuevas oportunidades de flexibilidad laboral, hay margen para transformar el sistema productivo, la calidad de las decisiones aumenta gracias a los an谩lisis basados en big data, el teletrabajo y el acceso a los servicios en lugares remotos posibilitar铆a la repoblaci贸n de zonas rurales, etc.

Espa帽a cuenta para enfrentarse a esos retos con debilidades y fortalezas. Las fortalezas m谩s destacadas son la amplia cobertura de infraestructuras de comunicaci贸n y de equipamiento digital en hogares y empresas, la experiencia de parte del tejido productivo en el uso de plataformas de comunicaci贸n y comercio electr贸nico, las experiencias tempranas en el uso de la e-Administraci贸n, la ampliaci贸n de la pr谩ctica del teletrabajo, formaci贸n a distancia y teleasistencia durante el confinamiento, y la potenciaci贸n de ecosistemas digitales locales. Como debilidades, no hay que olvidar la falta de cualificaci贸n de una parte significativa de la poblaci贸n, la escasez de competencias directivas para reorganizar digitalmente las empresas, la existencia de una especializaci贸n r铆gida de las profesiones, la persistencia de un enfoque tradicional de la formaci贸n, la todav铆a limitada cooperaci贸n de la FP con las empresas o el inter茅s limitado por los j贸venes por la formaci贸n en materias STEM, en especial las mujeres.

La digitalizaci贸n plantea pues enormes retos de adaptaci贸n y una gran oportunidad para no quedar atr谩s. En esta l铆nea se estructura parte del plan de recuperaci贸n Espa帽a Puede para asimilar el enfoque europeo de recuperaci贸n que apuesta por la digitalizaci贸n, la transici贸n ecol贸gica, la reducci贸n de brechas entre los sexos y la inclusi贸n social.

Y es que las respuestas a los desaf铆os dependen de la visi贸n de los problemas, la preparaci贸n de las personas y las pol铆ticas que cada uno de estos grupos desarrolle para propiciar un acceso al futuro econ贸micamente exitoso y socialmente incluyente.

Laura Hern谩ndez es economista del Ivie

Fuente: Cincodias.elpais

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Entrada siguiente

La inversi贸n en 2021 depender谩 de los incentivos al crecimiento

Jue Dic 24 , 2020
Que 2020 no ha sido un a帽o normal lo sabe todo el mundo, aunque en t茅rminos de inversi贸n ha utilizado los 煤ltimos meses para blanquear el historial de pesimismo que acumul贸 en el primer semestre como consecuencia del confinamiento general de la econom铆a en medio planeta. Y la ha hecho […]