El discurso de Cristina Kirchner: «Groncha peronista», enojo con el PJ por los allanamientos en su casa y una frase que pidió editar

Con su habitual verborragia, Cristina Kirchner protagonizó este jueves el acto de cierre de campaña del Frente de Todos antes de las PASO. Aunque la última palabra la tuvo el Presidente, la vicepresidenta marcó el tono del discurso. Reveló enojos con el PJ, con Máximo Kirchner y con Alberto Fernández, se definió como una «groncha peronista» y hasta cometió un desliz sobre los Reyes Magos.

El Presidente fue el último en ingresar al escenario, en Tecnópolis. Ya lo esperaban Cristina, un grupo de gobernadores oficialistas y los candidatos, que habían entrado con anuncios pomposos de los locutores. Casi sin descanso, la expresidenta rompió filas y tomó el micrófono para despacharse con un discurso de casi una hora.

«Qué rápido todo. Acostumbrada a los actos y discursos kilométricos, acá estamos», avisó mientras se acomodaba al frente del escenario. Y después, durante más de 50 minutos, apenas tomó respiro.

«Groncha peronista»

Uno de los momentos más encendidos fue cuando criticó a María Eugenia Vidal por la adquisición de un departamento en una lujosa zona de Recoleta. «Pese a la crisis de vivienda que hay en el país, la ex gobernadora pudo conseguir un piso igual que el mío en Recoleta, a mitad de precio y a arriba del vendedor que le prestó la plata. Qué bárbaro. Qué suerte tiene algunos y algunas», remarcó.

Entonces dejó una frase llamativa. «Pónganle que yo soy una groncha peronista, una morocha peronista, pero esto que estoy diciendo me lo enteré por una rubia, que no es peronista, no es groncha y que si esto fuera una monarquía no sería menos que duquesa», dijo Cristina.

La referencia indirecta fue a Esmeralda Mitre, quien habló en su cuenta de Twitter sobre el departamento que compró Vidal. Fue la propia Mitre quien minutos después agradeció le agradeció la mención a la vicepresidenta: «Gracias #vicepresidenta @CFKArgentina por sus cálidas palabras. #porunpaissingrieta».

Tecnópolis y el elogio de la terquedad 

La locación del acto le dio pie a Cristina para escribir una página de su manual político, en sintonía con sus recordados dichos sobre «funcionarios que no funcionan».

«Los funcionarios tienen que ser tercos. No tienen que bajar los brazos ante el mínimo impedimento», manifestó la vicepresidenta.

«Uno tiene que ser terco. No para no escuchar, no para no debatir, sino porque si no en la primera de cambio en la que te sale mal abandonás porque te da temor seguir con lo que tenés que hacer”, remarcó.

Lo hizo para elogiar a Oscar Parrilli, encargado de organizar la creación del predio de Tecnópolis en 2010, después del frustrado intento de levantar una exposición temporaria en la avenida Figueroa Alcorta.

«Tecnópolis es casi el living de mi casa. ¿Saben que se hizo por decisión de Macri no? Les cuento. Cuando finalizaron los festejos del bicentenario, Parrilli viene con un nuevo proyecto y nos dice tenemos que hacer un evento de dos semanas sobre la Figueroa Alcorta. Fuimos a pedir permiso al la Ciudad. El jefe de Gobierno nos dijo que iba a haber problemas de tránsito», contó.

Y remató: «Entonces vinieron con otro proyecto, algo permanente en la provincia. Identificaron este predio en Villa Martelli. 52 hectáreas. Era piedra, pastizales y abandono total. Y en 8 meses hicimos Tecnópolis«.

En ese contexto, dijo otra frase que despertó risas entre los presentes: «No mentí nunca, no voy a mentir de vieja».

Los Reyes Magos y un curioso pedido

En otro tramo volvió a señalar a la oposición por el pedido para modificar el régimen de indemnización ante despidos laborales. Apuntó contra Juntos por el Cambio y también contra el periodismo, antes de dejarse llevar por la exaltación.

«Somos todos grandes; basta, viejo. Los Reyes Magos son los papás, no jorobemos más», aseguró, convencida. Pero rápidamente reculó, atenta al público más joven que pudiera estar escuchándola.

«Ay, me van a matar los padres, ¿no? Ay, me di cuenta, me di cuenta, esta cosa que se me sale… Helena me está mirando«, lamentó Cristina, dirigiéndose -casi sotto voce— a los precandidatos y haciendo referencia a su pequeña nieta (5 años), hija de Florencia Kirchner.

Y, en tono jocoso, realizó un insólito pedido: «Por favor, corten esa parte, que los padres me van a matar y con mucha razón. Yo con mis nietos… ¡por favor!».

El enojo de Máximo y de Alberto

En otro tramo, reveló un motivo de molestias con su hijo Máximo Kirchner y con Alberto Fernández. Un enojo que se centra en el manejo del control remoto del televisor.

«Anoche prendo la TV. Máximo se enoja y Alberto también, porque dicen que yo miro TN y LN+. Pero bueno, yo los miro, eh», comenzó Cristina. Provocó una sonrisa del mandatario nacional y un «cabeceo» de sorpresa de Máximo.

Rápidamente aprovechó para apuntar otra vez contra la oposición y su afinidad con algunos medios: «Estaba el expresidente (Macri) en su canal, en LN+». Una ocurrencia que desató una carcajada de Alberto Fernández y una ola de aplausos de los precandidatos y los funcionarios que siguieron in situ el acto.

Críticas al PJ

Después de la polémica por su exclusión de un afiche electoral del PJ, Cristina volvió a cuestionar al aparato peronista. Lo hizo al desmentir que el partido no haya «dejado gobernar» a Mauricio Macri.

«Amigo, lo llevaste a Pichetto de vicepresidente que fue presidente de bloque y te votaba hasta el café con leche y decís que no te dejamos gobernar», expresó la vicepresidenta.

«En el Senado, mi partido votó los tres allanamientos en mi casa. Le votaron todo: los fondos buitres, la reforma provisional», recordó.

El Covid y una imagen que la aterraba

Además de la contraposición con Juntos por el Cambio como el enfrentamiento entre “dos modelos de país”, el otro tema que dominó el discurso y la campaña fue la gestión del coronavirus. Ahora, Cristina Kirchner continuó con la valoración positiva de las medidas que implementó el gobierno nacional.

Cristina Kirchner, oradora principal del cierre de campaña del Frente de Todos antes de las PASO. EFE/Presidencia de Argentina

Cristina Kirchner, oradora principal del cierre de campaña del Frente de Todos antes de las PASO. EFE/Presidencia de Argentina

Al respecto, la vicepresidenta reconoció que temió ver pacientes muriéndose en los pasillos de los hospitales bonaerenses.

«Con el coronavirus sentí mucho miedo. Yo me imaginaba hospitales en La Matanza, en Varela, en Lomas, gente en los pasillos que se moría, que no le podíamos dar un respirador. Pensaba que iban a transmitir en vivo en directo cómo se moría la gente porque no le podíamos dar un respirador», admitió este jueves.

Sin embargo, aseguró, el Gobierno logró «armar el país para enfrentar lo que venía».

«Con miedo, con angustia, salimos a la cancha a hacer lo que sabemos. A cuidar a la gente. Y a construir. Se hicieron 12 o 30 hospitales portátiles», agregó Cristina.

Las vacunas y un cruce con la Ciudad

Sobre la gestión del coronavirus, también valoró la campaña de vacunación contra el covid. Y aseguró que la Argentina es «uno de los países que más vacunas» compró.

«Estamos cerca de los 60 millones de vacunas, uno de los países que más vacunas ha adquirido», dijo. Y también celebró el «tiempo récord» en el que avanzó la inoculación.

Aunque hizo un inesperado elogió a Fernán Quirós, ministro de Salud de la Ciudad, aprovechó para criticar al gobierno porteño.

«Dicen que aplican las vacunas al otro día que llegan. Y claro hermano, si tenés 200 kilómetros cuadrados de calles asfaltadas«, aseveró. «En la Provincia tenemos 300 mil kilómetros cuadrados. En Argentina es el único lugar en el que tenemos que dar explicaciones de lo obvio», cerró.

Cepo a la carne

La vicepresidente volvió a hablar sobre el cepo a la exportación de carne. Ya lo había hecho hace dos días, cuando cruzó a un carnicero que cuestionó la medida. «Lo dice un carnicero, y encima lo dice en TN», minimizó en esa oportunidad.

Este jueves pidió «dejar de mentirle a la gente» e impulsar un debate sobre la exportación y la balanza comercial.

«Obvio que si yo tengo vacas quiero poder venderlas al precio dólar. El problema es qué hacemos. Te dejamos que vendas al precio que quieras y que la gente no coma carne. Y eso es lo que tenemos que discutir. No hay que mentirle más a la gente», dijo Cristina.

Y lanzó una pregunta casi retórica: «¿Están dispuesto los argentinos a no comer carne para que la Argentina tenga más ingresos y que los producen tengan más plata? Eso es lo que hay que discutir».

LM

Fuente: Clarín

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Un día antes del guiño de la AFIP, Cristóbal López pagó la primera cuota de su deuda por Oil

Jue Sep 9 , 2021
Un día antes de que la AFIP informó que desistía de acusar a Cristóbal López en el juicio por presunta defraudación a la administración pública por no pagar el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC) a través de Oil Combustibles SA, el empresario K abonó la primera de […]