El peso de las mujeres juristas en los consejos de administración

Amplia visión estratégica, alineamiento con los accionistas, mayor percepción de riesgos y mejor relación con los asesores externos. Estas son, entre otras, las capacidades que pueden sumar las mujeres juristas al consejo de administración de una compañía, según se refleja en el informe Mujeres juristas en los Consejos de Administración del IBEX 35, elaborado por el Centro de Gobierno Corporativo de Esade y Women in a Legal World (WLW), con la colaboración de Alexander Hughes, que tiene como objetivo abordar los beneficios de la diversidad en los máximos órganos de representación desde dos vertientes diferentes: la diversidad de género y la diversidad profesional o educacional de los consejeros.

En relación con este último, los responsables del estudio señalan la elevada proporción de consejeros y consejeras con formación jurídica —98, un 22% de los 448 contabilizados, en 30 empresas—, pese a no estar esta entre los requisitos para su nombramiento. El director del Centro de Gobierno Corporativo de Esade, Mario Lara, atribuye esta circunstancia a la estrecha relación entre la formación como administrador y directivo de empresas y la formación en Derecho, y al conocimiento regulatorio exigido por la normativa referida al buen gobierno corporativo. “El perfil jurídico de los consejeros contribuye a un riguroso compliance y a una perspectiva diferente en cuanto a la percepción del riesgo que tienen el resto de consejeros. Además, existe el efecto de tranquilidad que estas figuras proporcionan al resto de consejeros en el proceso de toma de decisiones, gracias a sus habilidades y experiencia jurídicas”, destacó Lara.

Sumada la variable de la diversidad formativa a la de la diversidad de género, el estudio señala que, en la actualidad, el Ibex 35 cuenta con 27 mujeres juristas en sus consejos —un 6% del total de los miembros de consejos— en 21 compañías. Un perfil que, según Marlen Estévez, presidenta de WLW, “puede aportar riqueza en los análisis de riesgos, la visión estratégica y comercial, y amplios conocimientos en temas relevantes para el gobierno corporativo, la sostenibilidad o la ciberseguridad de la empresa”.

Es más, apunta Eugenia Bieto, directora de Esade Women Initiative (EWI) y coautora del estudio, “las agendas de los órganos de gobierno de las empresas han incorporado con determinación los criterios de inversión socialmente responsable, denominados ESG [que combina tres factores: ambiental (E), social (S), y de gobierno (G)] especialmente en el escenario pos-Covid”. De hecho, añade, “no tendría sentido discutir políticas sociales, medioambientales o de gobierno corporativo en equipos donde la diversidad brillara por su ausencia”. Porque la incorporación de la mujer a los consejos de administración, opina Bieto, está fuertemente correlacionada con la creatividad y la innovación, bases indiscutibles del crecimiento empresarial, especialmente en momentos de incertidumbre.

Del total de veintisiete mujeres juristas, un 30% se concentra en el sector de la energía, seguido de los sectores financiero (22%) e industria (11%). En cuanto a la posición que ocupan dentro del consejo, el 74% de estas profesionales son consejeras independientes y un 8% actúa como consejera ejecutiva. En relación con los roles que desempeñan dentro de este órgano, un 3%, una mujer, es presidenta del consejo. Es el caso de Beatriz Corredor, presidenta del grupo de Red Eléctrica.

En cuanto a la carrera profesional previa, el informe refleja que un 42% de los perfiles analizados de mujeres juristas aporta experiencia profesional en empresa y otro 24% de ellas, en la función pública. Desde una perspectiva global, los autores señalan también que un 36% del total de consejeros juristas que proceden de la política son mujeres.

A la luz de estos resultados, los expertos de Esade y WLW concluyen que la formación jurídica resulta cada vez más necesaria para poder acceder a un consejo de administración y, a partir de este hallazgo, proponen diferentes acciones, ya que desde el punto de vista académico, señalan la relevancia de incluir asignaturas especializadas en empresa —gobierno corporativo, estrategia, finanzas y gestión del talento— dentro los grados y másteres de Derecho, y en el ámbito de la investigación, sugieren orientar esta al análisis de la contribución de los juristas en los consejos de administración de, entre otros, compañías del mercado continuo, del tercer sector y de la empresa familiar.

El estudio reivindica el valor de la formación jurídica para el buen gobierno corporativo y la necesidad de sensibilizar en cuanto a este a los diferentes grupos de interés en la cadena de configuración de un consejo.

Fuente: cincodias.elpais

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Hacienda y la plebe ante la emérita regularización

Vie Dic 11 , 2020
El rey emérito Juan Carlos I llevaba semanas recibiendo todo tipo de señales para que se confesara con Hacienda. Si regularizaba voluntariamente, es decir, antes de que le llegara un oficio de cualquier Administración reclamando esa deuda o abriendo diligencias sobre la misma, quedaría eximido de cualquier responsabilidad penal, según […]