Graciela Ocaña: «Carla Vizzotti es una ministra en el exilio, se la pasa viajando a Londres y a Moscú sin darnos explicaciones»

«Este es el estudio de los zooms con Nina», bromea Graciela Ocaña al ingresar al living de su vivienda en el partido bonaerense de General Rodríguez, lugar desde el que desarrolló sus actividades al inicio de la pandemia de coronavirus. La anécdota ronda en que su perra, un caniche de dos años color blanco, captó la atención en varias entrevistas televisivas por sus constantes apariciones en cámara.

Como esta no iba a ser la excepción, mientras la precandidata se dispone a realizar la entrevista con Clarín en el primer piso de su residencia, Nina reclama atención y juego. «Este espacio lo empezamos a usar mucho en la pandemia», comenta Ocaña, mientras invita con una taza de café y budín de naranja. 

«La política de adquisición de vacunas del Gobierno fue pésima«, dispara la diputada, quien está sentada un sillón negro que se encuentra en el medio de una habitación con ventanales que permiten observar el jardín trasero de su casa.

En ese punto, cuestiona a la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, por no realizar «demasiadas explicaciones de qué es lo que hace» en sus viajes a Rusia y Gran Bretaña, y define a la funcionaria nacional como «la ministra en el exilio».

Durante la charla con este diario, que gran parte la realizó con su caniche en brazos, Ocaña ratificó sus críticas a la gestión de la pandemia por parte del Ejecutivo nacional, pero también se tomó unos minutos para reflexionar sobre su paso por la administración Kirchnerista. «Cristina Kirchner me desilusionó, porque esperaba mucho de ella«, sentenció.

La precandidata de Juntos cuestionó la política de adquisición de vacunas contra el coronavirus, y la calificó como "pésima". Foto: Guillermo Rodríguez Adami

La precandidata de Juntos cuestionó la política de adquisición de vacunas contra el coronavirus, y la calificó como «pésima». Foto: Guillermo Rodríguez Adami

​─Usted formó parte del gobierno de Nestor Kirchner como titular del PAMI y de la gestión de Cristina Kirchner como ministra de Salud, ¿Cuál era su vínculo con ellos?

​​─No era una relación cercana. De los dos, a la que más conocía era a Cristina porque habíamos compartido el Congreso de la Nación. La conocía más y siempre me pareció una mujer muy decidida, que luchaba contra la corrupción, uno de los temas que nos preocupaba mucho en el menemismo. A Néstor no lo conocía, me ofreció el PAMI y yo dije ‘bueno, es un presupuesto muy importante de la Argentina’. No tuve problemas, trabajé en el PAMI muy libremente. Ni siquiera lo voté a Néstor Kirchner en la elección que resultó electo, pero sí la voté a Cristina y me decepcionó mucho. Quizás de Néstor no esperaba mucho, pero la verdad no tuve ningún inconveniente. Cristina Kirchner me desilusionó mucho, porque esperaba mucho de ella. Yo creía que ella venía a corregir muchas de las cuestiones que no se hacían correctamente en el gobierno de Néstor Kirchner, que venía a mejorar. Yo creí que Cristina Kirchner quería, como decía ella, que Argentina se pareciera a Alemania y terminamos en una Argentina más parecida a Venezuela«.

​─¿Qué cree que pasó en el medio?

​─​Me parece que el conflicto con el campo, en 2008, cambió su agenda. En ese momento perdió la agenda y comenzó con una totalmente distinta de la que Cristina presentó como su plan de gobierno. Cuando vos perdés tu guía, perdés el rumbo del Gobierno. Yo estuve más o menos un año y medio en el gobierno de Cristina, y cuando vi que no se podía avanzar en las reformas me fui. No tolero la corrupción, por eso denuncié la mafia de los medicamentos, que estaba llevada adelante por (el ex titular de la Asociación Bancaria, Juan José) Zanola, que era el principal sostén del kirchnerismo. Entonces hice lo que tenía que hacer: irme.

La diputada nacional afirmó que Cristina Kirchner "siempre" le "pareció una mujer muy decidida, que luchaba contra la corrupción". Foto: Guillermo Rodríguez Adami

La diputada nacional afirmó que Cristina Kirchner «siempre» le «pareció una mujer muy decidida, que luchaba contra la corrupción». Foto: Guillermo Rodríguez Adami

─Tras haber participado de varios espacios políticos, ¿Qué es lo que la define a la hora de decidir integrar un proyecto?

─Me fui del kirchnerismo y me fui a mi casa, estuve tres años fuera de la política. En el 2013 decidimos construir nuestro propio espacio en la Ciudad, empezamos como un espacio de vecinos, y construimos un espacio que llamamos Confianza Pública. Nos pareció que había que construir ese espacio, por ahí sin referentes nacionales o locales, sino como una fuerza propia para que jovenes y vecinos se sumaran. La gestión es clave, porque es lo que cambia la vida de la gente. Se pueden tener grandes ideas, peor si no las llevas adelante la gente sigue viviendo mal. La verdad es que yo hago política para transformar, por eso cuando no pude transformar o no pude llevar adelante las ideas, como en el caso del ministerio de Salud de la Nación, renuncié y me fui. No nací para calentar sillas, a mí me gusta participar de la gestión. Creo que hice una buena gestión cuando estuve los 4 años en el PAMI

​─​¿En algún momento se arrepintió de haber formado parte del gobierno kichnerista?

​​─​Para mí fue muy costoso por muchas cuestiones, desde lo personal y lo político, pero cuando hay muchas personas que aún hoy me dicen ‘mi mamá te escribió y le resolviste el problema‘ o te dicen ‘Graciela necesitamos que vuelvas al PAMI‘, entonces uno dice ‘bueno, valió la pena’. Uno puede estar mirando y criticando, pero no sirve si no podés contruir.

​​─¿Qué le genera que la califiquen como una denunciadora serial?

​​─Es parte de las campañas que el kirchnerismo hace para destruir al otro, generar enemigos. El problema que tiene el kirchnerismo y lo que les molesta es que busquemos la verdad y hagamos denuncias. Lo cierto es que el kirchnerismo es genial, porque te hace una política pública pero al lado te monta un negociado. Entonces, como vos le denuncias el negociado se ofenden y dicen que atacás la política pública. Es parte del relato del Lawfare, que es un lawfare raro porque todas las denuncias se produjeron durante el gobierno de la propia Cristina. Por ejemplo la denuncia de Qunita, que la hice al mes de que hicieron la licitación, fue en el propio gobierno de Cristina.

"El kirchnerismo es genial, porque te hace una política pública pero al lado te monta un negociado", apuntó Ocaña. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

«El kirchnerismo es genial, porque te hace una política pública pero al lado te monta un negociado», apuntó Ocaña. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

─¿Cuál es su visión respecto de la reforma judicial que buscó aprobar el oficialismo?

─Todos entendemos que la justicia tiene que mejorar, que necesitamos una justicia más cercana a la gente, más rápida, donde haya condenas efectivas. Todo eso está muy bien, pero el kirchnerismo con la reforma que ha enviado es la creación de más juzgados, poner más jueces amigos, y fundamentalmente es un gastadero de dinero que no soluciona los problemas de fondo que hoy tiene la justicia. Claramente lo que busca es evaporar las causas que tienen una enorme cantidad de pruebas.

─Suele ser muy crítica de la gestión de la pandemia por parte del Gobierno nacional, ¿Cree que su opinión se verá reflejada en las elecciones?

─El tema de la vacunación ha sido muy mal manejado, la política de adquisición de vacunas fue pésima. Me parece que habría que analizar el rol de algunos empresarios argentinos, como Hugo Sigman, y el negocio que le trajeron de AstraZeneca. Los dos proveedores que el Gobierno eligió fueron los dos que no cumplieron.Todos lo hemos visto a (el ex titular de la cartera sanitaria) Ginés Gonzalez García reunido con Sigman en Madrid. También a la ministra (de Salud) en el exilio que tenemos, Carla Vizzotti, porque se la pasa viajando a Londres y a Moscú sin darnos demasiadas explicaciones de qué es lo que hace y por qué todavía no llegaron el 100% de los contratos que debieron haberse cumplido hace varios meses y que todavía no tenemos. Por cuestiones ideológicas, geopolíticas o de negocios no se privilegió la vida de los argentinos. En la campaña de vacunación también hubo un uso político, recordemos que primero se vacunaron los militantes antes que los adultos mayores y los médicos.

─¿Qué implicaría que el Frente de Todos gane en la provincia de Buenos Aires?

Ya están hablando de que su plan es el de Cristina eterna. Lo dijo Cristina hace poco en un discurso, que necesita varios periodos para implementar su modelo. Si ellos ganaran la elección creo que pensarían en ir por todo como lo hacía Cristina y como ya lo intentaron. Creo que puede ser peor porque saben cuáles fueron sus errores y ahora no los van a volver a cometer.

"Por cuestiones ideológicas, geopolíticas o de negocios no se privilegió la vida de los argentinos", subrayó la ex ministra de Salud. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

«Por cuestiones ideológicas, geopolíticas o de negocios no se privilegió la vida de los argentinos», subrayó la ex ministra de Salud. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

─¿Considera que Juntos tiene chances de ganar en la provincia de Buenos Aires?

─Las elecciones se ganan el día que se abre la urna y se cuentan los votos. Lo que veo es que hay muchos bonaerenses decepcionados. Quizás hayan votado a los Fernández pensando que volvían mejores y se dieron cuenta de que eso no sucedió. 

─¿Cuál es el rol del ex presidente Mauricio Macri en la campaña electoral?

Mauricio Macri es un ex presidente que tiene el valor que los ex mandatarios tienen por su experiencia de gestión, con sus errores y con sus aciertos. Además, es muy valorado por muchos sectores de la sociedad. Me parece importante que él pueda aportar esa experiencia, ayudarnos a los candidatos en la campaña. Hoy lo veo como una persona de reflexión, de aporte y de apoyo.

─¿Por qué decidió renovar su banca como diputada y acompañar a Diego Santilli en la boleta?

​─Lo conozco a Diego Santilli desde hace muchísimos años, conozco su trabajo y su compromiso. En enero de este año me contó que estaba recorriendo la provincia…Por supuesto todos pensamos que María Eugenia (Vidal) iba a ser la candidata, pero que él tenía expectativas de empezar a trabajar en la provincia. Entonces, yo le dije ‘che Diego, esa es la madre de todas las batallas. Si vas a dar esa pelea, yo te acompaño’.

Graciela Ocaña reconoció que dentro de Juntos "todos" pensaron que la ex gobernadora bonaerense "María Eugenia (Vidal) iba a ser la candidata" en provincia.
Foto: Guillermo Rodriguez Adami

Graciela Ocaña reconoció que dentro de Juntos «todos» pensaron que la ex gobernadora bonaerense «María Eugenia (Vidal) iba a ser la candidata» en provincia.
Foto: Guillermo Rodriguez Adami

​─¿La sorprendió que Santilli se postulara por la provincia de Buenos Aires?

​─Me lo esperaba porque sabía que él se había involucrado mucho en recorrer la provincia sin darlo a conocer. Lo que pienso sobre el tema de las jurisdicciones es que los problemas de los argentinos no tienen límites de calles, así que hay que trabajar para resolver esos problemas. Yo jamás cuestioné a nadie porque se presente por uno u otro lugar, porque lo que lo valida es la voluntad de la sociedad que la expresa cuando vota.

​─¿Cómo tomó las chicanas internas que se vieron en Juntos al inicio de la campaña?

​─Me parece que suele suceder cuando hay elecciones internas, pero es algo que después se terminó ordenando. Una chicana te puede servir un día para salir en las redes o hacerte un poco más conocido, pero lo que me doy cuenta es que los bonaerenses tienen problemas muy graves y cuando ven que los dirigentes se pelean dicen ‘qué les pasa a estos tipos’. Todos estamos en un mismo espacio donde compartimos los valores y la mirada de hacia qué Argentina queremos ir, más allá de los matices, entonces todos entendimos que el adversario es resolverle los problemas a los bonaerenses, y fundamentalmente el adversario es el kirchnerismo.

─​¿Tomó ese café que tenía pendiente con Elisa Carrió? ¿Pudieron resolver sus diferencias?

​─​No tomamos el café, pero hemos hablando. No tengo dudas de que con ‘Lilita’ nos unen muchas cosas, pero aparte tengo una gran relación con todos los dirigentes de la Coalición Cívica. Fundamentalmente compartimos una causa, entonces cuando vos compartís con gente las causas, eso es algo inolvidable. 

Fuente: Clarín

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Patricia Bullrich contra Santiago Cafiero: "El ladrón cree que son todos de su misma condición"

Sáb Sep 4 , 2021
“El ladrón cree que son todos de su misma condición», replicó la presidenta del PRO, Patricia Bullrich a las declaraciones del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien a su vez había repudiado los dichos del expresidente Mauricio Macri sobre la continuidad del Gobierno actual. Bullrich hacía referencia al cruce entre Cafiero […]