Gustavo Sáenz hizo su descargo público por lo sucedido durante la visita de Alberto Fernández a Salta

El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, hizo durante la noche del domingo su descargo público por lo sucedido durante la visita de Alberto Fernández a su provincia para conmemorar los 200 años de la muerte del general Martín Miguel de Güemes.

En su discurso, realizado desde su aislamiento por el coronavirus de su esposa, Sáenz se disculpó con los salteños y hasta con el mismísimo prócer, pero aclaró que las agrupaciones kirchneristas que tuvieron permiso para traspasar el vallado no llegaron al Monumento en el que se realizó el acto oficial.

«Soy un hombre de dar la cara, siempre la di. En los momentos difíciles y en los momentos de alegría. Es mi esencia, es mi forma de ser», comenzó su mensaje a través de Facebook Live.

Señaló que «lamentablemente, muchas veces la política utiliza de forma oportunista, mezquina, situaciones para llevar agua a su molino».

«Había los que insultaban al Presidente, y del otro lado los que aplaudían al Presidente. Ninguno de los dos tendrían que haber estado. Pero hay que decir la verdad, y la verdad es que nunca los manifestantes pisaron el Monumento a Güemes», aseguró.

Y explicó: «Cuando vi esa situación no salí del hotel. Me quedé y reclamé a aquellos que tenían la obligación de controlar esta situación por qué habían ingresado. Y les dije que al Monumento a Güemes no podían ingresar».

Admitió «falta de logística y previsibilidad», y no haberse «dado cuenta que el que haya ido la comitiva presidencial tan cerca del Monumento, como es el hotel, podía producir estas cosas».

En ese sentido, sobre la marcha contra Alberto Fernández, señaló que «alguien la organizó», y sobre las agrupaciones que pudieron pasar a donde se realizó el acto, que «alguien lo autorizó». Pero en ninguno de los dos casos dijo quién o quiénes lo hicieron. Solo que «hubo errores compartidos».

«Lamentablemente, cada vez que va el Presidente a un lugar o a otro tiene gestos de manifestación a favor y gestos de manifestación en contra. Ni los que estaban de un lado ni del otro fueron a homenajear a Güemes: unos fueron a insultar y otros fueron a aplaudir. Nadie se acordó de Güemes«, acusó Sáenz.

El gobernador afirmó haber «pedido desde el primer momento que se investigue quién autorizó y quién permitió», pero insistió en «que ninguno de los manifestantes, ni los que aplaudieron ni los que insultaron, llegaron al Monumento».

«Quiso Dios, el destino, la providencia, que me toque en medio de todo esto, celebrar (sic) los 200 años de la muerte de nuestro querido general Martín Miguel de Güemes. Orgullo de estar al frente en estos momentos, pero también una gran responsabilidad«, prosiguió su discurso en vivo.

Sáenz aclaró que «mucho se ha dicho en estos días, algunas cosas ciertas, otras no tanto, otras mentiras, sobre este tema, sobre lo que sucedió el día de la celebración y la Guardia de las estrellas».

Alberto Fernández participó, en Salta, junto al gobernador Gustavo Sáenz, de la tradicional Guardia Bajo las Estrellas. Foto Télam

Alberto Fernández participó, en Salta, junto al gobernador Gustavo Sáenz, de la tradicional Guardia Bajo las Estrellas. Foto Télam

«No voy a buscar justificativos y voy a asumir la responsabilidad que tengo», se hizo cargo de las fallas en los operativos.

El gobernador confió que cuando ordenó investigar lo sucedido «empezaron a salir distintas versiones», y contó que vio «muchísima gente enojada, y con razón», porque «las restricciones son para todos».

«Leí una carta que se viralizó en las redes sociales donde alguien decía que si el general Güemes estuviera vivo, me enviaría a la horca por traidor a la patria. No lo conoció al general Martín Miguel de Güemes. Un líder político, militar, clemente y misericordioso. Nunca fusiló, ni torturó a sus enemigos en medio de una guerra», respondió.

Pero también dijo estar «seguro de que si el general Güemes viviera, miraría con tristeza y con dolor al país en el que vivimos. Ese país marcado por la división, por esa grieta que tanto duele y lastima a todos los argentinos».

«Güemes dio su vida por la unidad nacional, por la independencia, por la libertad, por nuestra patria. Miraría cómo de a poco vamos destruyendo esa patria que nos legaron él, San Martín y Belgrano», manifestó en nombre de los próceres.

En un coqueteo con la grieta durante su carrera política, en la que llegó a la gobernación en una coalición que incluyó al PRO, pero también acompañó la candidatura presidencial de Sergio Massa en 2015, insistió en declararse «independiente».

«A muchos no les gusta que no me identifique de uno u otro lado, pero siempre fui independiente. No soy delegado de ningún gobierno nacional, soy el gobernador de los salteños, y a ellos me debo. No me debo a ningún partido político», resaltó.

Sáenz se pronunció en contra «de los fundamentalismos, de las intransigencias, de la falta de diálogo, de la intolerancia, de creerse siempre dueños de la verdad, de los odios, de los resentimientos que no conducen a nada».

«La mayor parte de los argentinos le reclama eso a la clase política: que dejen de pelearse entre ellos y que resuelvan los problemas de la gente. La decepción con la clase política es muy grande y con razón, porque seguimos peleándonos por intereses políticos, y no por intereses de la gente», analizó.

Una de las críticas más grandes llegó desde los gauchos, a quienes se les suspendió su tradicional desfile, pero a su vez vieron cómo los militantes kirchneristas accedían al lugar que les correspondía a ellos.

«El desfile no se suspendió para siempre. El desfile se va a hacer el día 7 de noviembre, que es el aniversario de la batalla de Suipacha, ocurrida en el año 1810, la que libró el general Martín Miguel de Güemes y no fue reconocido», anunció Sáenz.

En un contexto de pandemia, el gobernador siente «bronca e impotencia si tanta gente se está cuidando y pasan estas cosas».

«Quiero pedirle al pueblo salteño perdón, quiero pedirle al gauchaje perdón. Tengo el mismo sentimiento que ustedes por lo ocurrido ese día. Quiero pedirles perdón a los médicos, a los enfermeros, a los policías, al pueblo salteño en general, porque siento lo mismo que ustedes», expresó Sáenz.

Y concluyó: «Equivocarse es un defecto de todos, pedir disculpas es una virtud de pocos. Perdón salteños, perdón general Martín Miguel de Güemes«.

DB

Fuente: Clarín

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Grande en Sin Vueltas: "El presidente está haciendo cosas que nos afectan a todos"

Lun Jun 21 , 2021
El diputado nacional por Salta y candidato a senador por la Capital, Martín Grande, estuvo de visita en Sin Vueltas de InformateSalta donde se manifestó respecto al escenario electoral, criticó al Gobierno de la Nación y lamentó lo ocurrido en el bicentenario del general Güemes. Sobre este punto indicó que […]