Hay 16 niños con desnutrición severa que superaron el déficit que padecían

9 DE Junio 2021 – 02:53 De 56 pacientes identificados como graves, 29% recuperó su estado nutricional.Se emplearon alimentos tecnológicos y fórmulas lácteas donadas por Unicef.

Este logro es parte del trabajo que el Gobierno de Salta y organismos no gubernamentales vienen realizando desde enero de 2020 en los departamentos de Rivadavia, San Martín y Orán, donde se declaró la emergencia sociosanitaria a raíz de la creciente pobreza entre las comunidades indígenas y la consecuente mortalidad de niños a causa de la desnutrición.

Se informó oficialmente ayer que en esas áreas operativas se detectaron un total de 56 niños con desnutrición aguda o severa, de los cuales ya se recuperaron 16 y siguen en tratamiento 36 niños. Hubo dos familias que abandonaron el tratamiento y dos que no respondieron al mismo en más de 3 meses en el programa, por lo que se prueba un nuevo tratamiento con ellos.

La subsecretaria de Medicina Social, Gabriela Dorigato, informó que 16 niños que tenían desnutrición aguda ya recibieron el alta médica, tras administrar el tratamiento con alimentos terapéuticos listos para usar (ATLU) y fórmulas lácteas, provistos por Unicef el año pasado. Solo para tener una idea de la importancia de este número, aunque parezca pequeño, Dorigato informó que estos niños con desnutrición severa «tienen 10 veces más riesgo de morir que los niños desnutridos crónicos». También señaló que hay un total de 235 niños que están bajo control nutricional.

«De 56 pacientes identificados en los barridos sanitarios realizados en los departamentos donde se declaró la emergencia sanitaria en enero de 2020 (Rivadavia, Orán y San Martín), 16 ya recibieron el alta, 36 están en tratamiento y cuatro no respondieron a estos suplementos, por lo que hemos implementado otra estrategia con ellos», dijo la funcionaria.

Dorigato explicó que para diagnosticar si un niño o niña tiene algún problema nutricional, se utiliza el medidor de perímetro braquial que se emplea junto a otros parámetros, como peso y talla para reconocer alguna patología. «Si el perímetro del brazo mide menos de 11,5 centímetros se da inicio al tratamiento», afirmó.

La mayoría de las comunidades aborígenes están en regiones aisladas de las urbanizaciones, y ese aislamiento geográfico también significa estar aisladas de condiciones dignas de vida. Los wichis, especialmente vulnerables por sus condiciones paupérrimas de vida, utilizan muchas estrategias para sobrevivir, y más en esta época de pandemia, sobre todo si se piensa que la mayoría no tiene agua potable ni electricidad.

La alimentación diaria es otra de las condiciones esenciales para tener buena salud, pero la permanencia en la zona de entidades internacionales de ayuda de diversa índole (Unión Europea, Organización Mundial de la Salud, Unicef, OCHA, Cruz Roja) muestran de manera contundente que las necesidades en la región del Chaco salteño son crecientes.

De hecho, en el municipio de Embarcación, departamento San Martín, son muchas la comunidades que alzaron las voz en los últimos días para pedir comida y abrigo porque no les entregan los bolsones de alimentos hace ya casi tres meses.

La salud ahí es una quimera. Hay un alto porcentaje de tuberculosis, desnutrición, anemia, diabetes, parasitosis, HIV, leucemia, cáncer, infecciones de la piel, chagas y dengue.

Alimentos terapéuticos y fórmulas lácteas

Gabriela Dorigato expresó que los suplementos donados por Unicef se pueden utilizar en tratamientos ambulatorios y en pacientes internados, entre los 6 meses y los 6 años de edad.
Los alimentos terapéuticos están compuestos por una base de maní listos para usar, ricos en vitaminas, minerales e hipercalóricos, que se entregan en el domicilio de la familia para la recuperación de niños y niñas con déficit nutricional.
En cuanto a las fórmulas lácteas, se suministran a niños y niñas que necesitan internación, se espera su recuperación en el sistema de salud y se les da el alta. Al regresar a su casa se continúa el tratamiento con el alimento terapéutico. La funcionaria indicó que tanto las fórmulas lácteas de intervención, que son de dos tipos, F-75 y F-100; como el alimento terapéutico son medicamentos para la recuperación de la desnutrición aguda y que su suministro debe estar indicado y controlado por el equipo de salud, dado que no es de consumo libre.
Unicef Argentina entregó a la Gobernación de Salta tratamientos nutricionales y medicinales para asistir a cerca de mil niñas, niños y mujeres embarazadas en estado de desnutrición, en el marco de la emergencia sociosanitaria declarada para los departamentos de Rivadavia, San Martín y Orán, zona norte de la provincia. 
“Los niños y las niñas con problemas nutricionales son especialmente vulnerables a las enfermedades”, afirmó Luisa Brumana, Representante de Unicef Argentina. “Aún más en un contexto de emergencia sanitaria como la generada por la COVID-19, es mandatorio y urgente atender otras problemáticas estructurales como la malnutrición, que afecta el derecho a la salud y el desarrollo de los chicos y las chicas de las comunidades más pobres del      país”, agregó. 
 

Fuente: El Tribuno

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Diputados busca dar dictamen a la reducción de tarifas de gas en zonas frías

Mié Jun 9 , 2021
Un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados buscará emitir dictamen sobre el proyecto de ley impulsado por el oficialismo y avalado por algunos bloques minoritarios que apunta a reducir las tarifas de gas en las denominadas zonas frías Un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados buscará […]