Italia encuentra un truco fiscal para adornar Monte dei Paschi

El Ministro de Finanzas italiano, Roberto Gualtieri, ha encontrado una puerta trasera para suavizar las difíciles fusiones bancarias. Los cambios fiscales propuestos harían que Banca Monte dei Paschi di Siena, controlado por el Estado, fuera un poco más atractivo para los pretendientes, sin dejar de cumplir con las normas de ayudas estatales.

El plan de Roma, consagrado en su borrador de ley de presupuestos de 2021, prevé dejar que las empresas conviertan las pérdidas fiscales pasadas en créditos fiscales listos para usarse si llevan a cabo una fusión en 2021.

Años de crisis económica implican que los bancos han acumulado grandes cantidades de las pérdidas fiscales por amortizar, que pueden utilizarse para compensar futuros pagos del impuesto sobre la renta. Pero la rentabilidad es tan baja que muchos no podrán cobrar los beneficios durante años.

El deficitario Monte Paschi, que apenas alcanzará el punto de equilibrio en 2022 según las estimaciones de Refinitiv, necesitaría décadas para consumir sus 5.000 millones de euros de activos por impuestos diferidos.

Estos retoques fiscales darán un impulso inmediato a las ratios de capital de los bancos fusionados. Los activos fiscales se mantienen fuera del balance, o se deducen del capital, debido a la incertidumbre de su utilización futura. Pero una vez que se convierten en un flujo de caja seguro, pueden contar para el capital de máxima calidad CET1 de una entidad.

El plan no es una ley de la selva. Roma limitará la cantidad de nuevos créditos al 2% del total de los activos de la entidad más pequeña y pedirá a los bancos que paguen una jugosa cuota del 25% de los créditos por el privilegio de acelerar su utilización. Ello debería garantizar que el mecanismo no se vea afectado por las reglas de ayudas estatales de Bruselas.

La medida parece diseñada para ayudar a Roma a desprenderse por fin de Monte Paschi. Un comprador, digamos Unicredit, obtendría una dote de cerca de 2.000 millones de euros en créditos fiscales, netos de comisiones, según nuestros cálculos. Eso debería cubrir fácilmente los gastos de integración, de quizás 1.300 millones de euros. Sin embargo, los pretendientes pueden querer ayuda del Estado para sanear el balance del banco toscano y cubrir posibles demandas legales.

Los beneficios, sin embargo, se extenderán más ampliamente. Banco BPM podría obtener créditos fiscales por valor de al menos 1.000 millones de euros si se combina con BPER Banca, mientras que Credit Agricole podría obtener 400 millones si su oferta por Credito Valtellinese se lleva a cabo, según los analistas.

El cambio legal puede proporcionar algo de ayuda a Monte Paschi, pero los verdaderos ganadores podrían ser los bancos más saneados.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Fuente: Cincodias.elpais

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Londres imita a las ‘big tech’ en la cruzada por reducir su influencia

Lun Nov 30 , 2020
Las amplias atribuciones y la capacidad de actuar con la velocidad de las tecnológicas de la nueva Unidad de Mercados Digitales (DMU) británica eleva el riesgo de que emule el viejo mantra de Facebook muévete rápido y rompe cosas. Aun así, es mejor que los lentos enfoques de Europa y […]