La juguetera china Pop Mart puede dar una sorpresa… desagradable

Las cajas de juguetes ciegas de Pop Mart pueden dejar sorprendidos a compradores e inversores. El valor de las acciones del minorista se dobló en su debut en la Bolsa de Hong Kong, dándole una capitalización de mercado de 11.500 millones de euros. Las ventas se están disparando en su mercado interno. Pero su prima respecto a pares como Hasbro parece efímera.

Su juguete más popular, Molly, descrito por la empresa como “una linda niñita con distintivos labios llorosos y grandes ojos azules como un lago”, ha ayudado a crear un culto entre los coleccionistas leales: sus miembros registrados superaron los 3,6 millones en junio, en comparación con el millón de hace dos años. La mayor atracción, sin embargo, pueden ser las llamadas cajas ciegas misteriosas, que han impulsado las ventas recurrentes. El año pasado, más de la mitad de sus miembros registrados compraron productos de la compañía al menos dos veces.

El éxito del viernes refleja el frenesí en torno a esta moda. En su salida al parqué, la compañía recaudó 558 millones de euros a una valoración de más de 38 veces las ganancias esperadas para 2021, según IFR, de Refinitiv. Está muy por encima de otros fabricantes como Hasbro y la londinense Games Workshop, que cotizan a 20 y 29 veces respectivamente.

Parece difícil de justificar. A diferencia de los Power Rangers o Barbie, Molly y otros de los queridos personajes de Pop Mart están prácticamente inéditos fuera de China: las ventas internacionales supusieron algo menos del 3% de los ingresos totales de la empresa (103 millones de euros) en el primer semestre. Y en casa, atiende a un público nicho. El crecimiento de las ganancias también ha sido desigual. Los beneficios netos se multiplicaron por más de 60 en 2018, pero aumentaron un 24% interanual en enero-junio.

El mayor reto será mantener la moda. Planea lanzar más de cien juguetes nuevos en 2021, y se ha asociado con Disney y otros socios para vender merchandising de Mickey y otras figuras. Aun así, una vez la moda se desvanezca, a los inversores puede no gustarles lo que haya dentro de la caja.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Fuente: Cincodias.elpais

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

El Ibex toca los 8.200 puntos aupado por la banca

Lun Dic 14 , 2020
Los mercados europeos agradecen la prórroga entre Londres y Bruselas. Pasó el plazo que se habian marcado los negociadores para llegar a un acuerdo que rija las relaciones de Reino Unido y la UE tras el Brexit, pero ambas partes dan aún margen al pacto. El Ibex 35 acelera los […]