La mamá del Noba recordó al cantante a un mes de su muerte: “Es muy difícil”

Vanesa Aranda padeció el inmenso dolor que puede experimentar una madre con la muerte de su hijo. La partida de Lautaro Coronel, conocido por todos como “El Noba”, y referente de la “Cumbia 420” marcó un antes y un después en la vida de la mujer.

A un mes del trágico desenlace confesó: “Es imposible no llorar, ese dolor en el pecho que tengo no me lo saca nadie”.

El joven artista de Florencio Varela llevaba diez días internado en la terapia intensiva del Hospital de Alta Complejidad en Red El Cruce Dr. Nestor Carlos Kirchner, luego del trágico choque que sufrió cuando circulaba con su moto. Sin embargo, el 3 de junio falleció a pesar de que los médicos hicieron todo lo que estuvo a su alcance.

“Esta semana fue terrible, se acerca la fecha y me pongo peor porque recuerdo lo que pasó. Es muy difícil para todos”, expresó la mujer en diálogo con TN. A pocas horas de que se cumpliera el primer mes de la triste muerte de su hijo, Aranda reveló cómo vive su día a día.

“¿Cómo estoy? Estoy. Trato de estar bien, pero hay días que no consigo tener paz ni tranquilidad”, detalló la mamá del joven impulsor de la música popular. Luego agregó: “Se me hace pesado, extraño el día a día y cada día que pasa para mí es peor”.

El Noba’ con su madre Vanesa.

En la misma línea, Vanesa también expresó que le duele mucho la ausencia de Lautaro y que lo siente con pequeños detalles de su vida cotidiana. Entre ellos, mencionó los saludos que ya no recibe durante las mañanas o los mensajes con los que “El Noba” le mostraba que siempre estaba acompañada.

“Me mandaba todos los días o me llamaba. ‘Ma, ¿tomamos mate?’ o ‘¿Qué vamos a comer?’. Por ahí me preguntaba si había ido a trabajar o me avisaba que se había olvidado las llaves. Quizás para la gente es una tontería, pero para mí era mucho y ahora se me hace pesado”, explicó la madre con emoción.

“Es imposible no llorar, ese dolor en el pecho que tengo no me lo saca nadie. Hay momentos en los que estoy bien, pero a veces no puedo”, señaló la mujer, quien atravesó toda la internación de su hijo dentro en un motorhome frente al hospital de Florencio Varela.

Como bien se informó en aquel momento, hasta ese lugar se movilizaban los fans del cantante que llevaron cientos de cuadros, banderas y fotos en su honor. “Le agradezco a la gente el cariño. No puse cuadros ni nada de las cosas que nos regalaron porque me hace mal. Las veo y soy un mar de lágrimas”, contó Vanesa cuando le preguntaron por los presentes.

Por otra parte, la madre también contó que sigue viviendo en su casa con decenas de recuerdos de su hijo. “No caigo, sigo esperando que aparezca por la puerta”, expresó y explicó el motivo por el que se obliga a escuchar la música de “El Noba”: “Es que cuando lo pasan en la radio, lloro. Entonces me pongo su música para acostumbrarme, porque sé que lo voy a escuchar siempre”.

Fuente: Informate Salta

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.