Los nuevos «soldaditos» de Jorge Lanata: Alberto Fernández como títere

Regresó Jorge Lanata y, claro, volvieron sus «soldaditos». El segmento que surgió en 2020 se volvió clásico en Periodismo para Todos (PPT); es la mesa en la que el conductor improvisa, bromea y chicanea a los personajes centrales de la política nacional, sin dejar de hacer su ácido análisis. La segunda temporada llegó con cambios e incorporaciones.

En tono con el discurso de su monólogo, la sección de los juguetes de este domingo a la noche comenzó con la imagen de una burbuja en el techo con todos -bueno, casi todos- los soldaditos encerrados.

«Así es como estamos: ¿ves ese globo? Estamos de vuelta en la burbuja, estamos de vuelta encerrados. Estamos en fase 1 ahora, mientras estamos hablando. Así que todos los soldaditos quedaron encerrados en la burbuja y todo esto verde que ves en la mesa es covid«, ilustró Lanata.

«Los soldaditos saldrán de la burbuja el lunes…», dijo el conductor de PPT Box e hizo su crítica sobre algunos aspectos de los confinamientos y restricciones. «Hay un punto ridículo de cerrar el fin de semana y en la semana no. No es que el covid contagia solo los fines de semana, que yo sepa… No se entiende. Es igual que cuando paran gente en los autos y no a los peatones. ¿Qué, el covid va a en auto?«, azuzó.

Y luego llegó el momento de la presentación del staff del año.

Lanata pasó entonces lista, ahora sí, a los personajes de la segunda temporada de «Soldaditos». El primero de ellos fue Alberto Fernández, caracterizado como un … títere. Literal. Una marioneta con hilos.

«¿Te parece un títere? Noooo, de ninguna manera -ironizó Lanata y siguió-. Yo lo tengo de una maderita porque no podíamos agarrarlo…. Más independiente que nunca en esta temporada. Ya entregó a (Marcela) Losardo. No puede sacar a (Federico) Basualdo. No sabe qué quiere con el FMI y sigue sin tener un plan. Mientras tanto, tararea a Litto Nebbia y no descarta su participación en el Cantando», describió al figurín del Presidente.

El año pasado, Alberto Fernández había tenido otra forma. Un muñeco chiquito -en rigor, dos- uno en estado norma -moderado- y otro punk -con el pelo verde-, para cuando el mandatario se enojaba.

El siguiente muñeco -caracterizado al igual que el año pasado- fue el del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que mantuvo el estado punk verde que compartía con el Presidente: «Este año participa en el chat de mamis y pelea por la apertura de los colegios…», tiró Lanata al aludir al conflicto entre Nación y Ciudad por la presencialidad escolar.

También siguió con el mismo muñequito Axel Kicillof. Lanata lo presentó así: «Nuestro niño de oro, gobernador de Buenos Aires, ministro de Economía  (sic) y consentido de Cristina (Kirchner)«.

El turno de Ginés González García vino con una ironía doble: primero contra el exministro de Salud de la Nación y luego lo sumó al periodista Nicolás Wiñazki, amigo del conductor.

«Expulsado por el vacunatorio vip, hoy está todo el día en televisión, está en cadena. El otro día estuvo con Nico. Era un festival de focas«, bromeó sobre el reportaje de Wiñazki al ex funcionario emitido la semana pasada en Todo Noticias.

El muñeco del exministro de Salud no cambió su morfología.

Cuando le tocó presentar a Martín Guzmán, actual ministro de Economía de la Nación, lo definió así: «Hoy es el tercero en la cartera de Economía: Está Kicillof, Basualdo y después él».

Justamente, el siguiente de los «soldaditos» fue Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica. «A este no lo conoce nadie, pero el apellido se hizo famoso porque lo quería rajar y no se pudo«, dijo Lanata sobre el fallido intento de desplazarlo del Gobierno en el marco de la puja entre el cristinismo y el ala del ajuste de Guzmán.

«Tiene superpoderes. Vamos a ver si a lo largo de la serie de soldaditos vuela. Puede ser que vuele… tenga hipervelocidad. Acá está, súperBasualdo, chiquito pero rendidor», se rió Lanata del funcionario protegido por Cristina.

El soldadito del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, -«Cafierito», para Lanata- mantuvo su look: un muñeco con facha.

Mientras que a Máximo Kirchner -en nueva versión– lo presentó como un pacman «que empieza a quedarse con todo«.

Tras bromear con los muñequitos de los perros Dylan -el perro de Alberto- y su reciente cachorro Blue («el nieto perro presidencial», jugó Lanata), fue el turno de Cristina Kirchner.

«Alguien que está y no está, que no habla y come helados Rapanui«, señaló Lanata.

Y cerró sobre la vicepresidenta: «Guionista y directora de esta segunda temporada».

Dos últimos: el muñeco de Mauricio Macri mirando Netflix (por sus recientes declaraciones en el programa de Mirtha Legrand con Juana Viale) y el de Horacio Verbitsky -uno de los vacunados vip- que «no pudo aplicarse la segunda dosis» de la Sputnik.

Ahora sí, con los muñecos en la mesa, empezó la segunda temporada.

DS

Fuente: Clarín

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

El recuerdo de la primera cabalgata a la Horqueta a mediados de los '80

Lun Jun 7 , 2021
7 DE Junio 2021 – 02:24 Roberto Romero fue el impulsor de recrear el camino que hizo el héroe antes de morir. La primera marcha hacia la Quebrada de la Horqueta, donde falleció el general Martín Miguel de Güemes luego de ser herido por una bala, se realizó en la […]