Mapeo cerebral para el diagnóstico de lesiones y trastornos

El diagnóstico es clave en el campo de la neuropsicología, ya que es la única manera de establecer el tratamiento más adecuado para cada caso. Sin embargo, no siempre resulta sencillo detectar y diferenciar el tipo de lesión o de disfunción en el cerebro. Para mejorar la exactitud del diagnóstico, recientemente se ha incorporado el novedoso estudio QEEG, cuyas siglas en inglés significan electroencefalograma cuantitativo, una prueba que consigue mapear las funciones del cerebro.

El psicólogo Javier Rodríguez Escobar, responsable de la Unidad de Neuroestimulación Psicológica del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, nos explica que «la incorporación del estudio QEEG supone una mejora a la hora de determinar, con exactitud, la afectación de un daño cerebral o un posible mal funcionamiento y, por tanto, poder ofrecer las mejores opciones de tratamiento». De hecho, esta técnica abre la posibilidad de elaborar programas personalizados en la rehabilitación neuropsicológica o en la terapia de disfunciones.

¿Cómo se logra el mapeo cerebral?

Con la incorporación de un avanzado sistema de análisis matemático y estadístico. Hasta el momento, se hacía uso del electroencefalograma o EEG convencional para el registro de las ondas cerebrales, es decir, de la actividad eléctrica del cerebro. Pero el estudio QEEG va más allá.

Mapeo cerebral para el diagnóstico de lesiones y trastornos

En concreto, este estudio cuantitativo crea el mapa cerebral de las funciones mentales de cada persona. El objetivo es poder comparar los resultados obtenidos con los datos recogidos en investigaciones sobre el funcionamiento normal del cerebro de personas sin patologías. Finalmente, con todo ello se busca asociar el funcionamiento de las ondas cerebrales a los procesos mentales concretos o a trastornos psicológicos. De esta forma es posible diseñar programas individuales y específicos de rehabilitación neuropsicológica o de tratamiento de disfunciones.

Precisamente, el uso del estudio QEEG no solamente favorece el diagnóstico, sino también su tratamiento. En este sentido, nuestro psicólogo clínico nos apunta que «con este mapa cerebral, se podrá ayudar a corregir el mal funcionamiento entrenando el cerebro con técnicas como ‘Neurofeedback’, o ‘Biofeedback’, así como activándolo con Estimulación Eléctrica Transcraneal (TDCS)».

Además, estas técnicas no son invasivas, por lo que no implica un riesgo para el paciente. En cualquier caso, es importante contactar con los especialistas, quienes orientan de lo más adecuado para cada persona.

Enfermedades en las que se recomienda el estudio QEEG

Resulta útil para identificar las alteraciones que se originan en los trastornos cerebrales o de la personalidad, como:

  • Los problemas de aprendizaje o de desarrollo en la infancia
  • Los trastornos infantiles, como el autismo, las alteraciones del lenguaje y TDAH
  • Los trastornos del comportamiento
  • Los trastornos emocionales, como la depresión y la ansiedad
  • El dolor crónico
  • La fibromialgia
  • Las lesiones en el cerebro

Por último, cabe destacar que los estudios neuropsicológicos se pueden realizar en la infancia y en la edad adulta. Eso sí, es aconsejable contar con la valoración de varias especialidades para su adecuado diagnóstico y el posterior tratamiento.

Fuente: tucanaldesalud

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

En detalle, cuáles son las medidas anunciadas por Nación para contener contagios

Lun Mar 29 , 2021
Las medidas son: TELETRABAJO DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA NACIONAL: desde mañana hasta el miércoles inclusive el sector público nacional quedará eximido de asistir al lugar de trabajo y cumplirá sus tareas de modo remoto o por teletrabajo. El Gobierno nacional invitó a sumarse a esta medida a los gobiernos provinciales, […]