Muerte del profesor: la reciprocidad con Bolivia quedó bajo la lupa

«No recibimos pesos argentinos». Con esta frase y absoluta liviandad, médicos y personal de un centro asistencial dejaron morir a un docente jubilado argentino que había sido chocado por un camión mientras circulaba en motocicleta por la ruta entre Cochabamba y Santa Cruz, acompañado de un grupo de amigos.

El profesor Alejandro Benítez no intentaba comprar un par de zapatillas, o sentarse a comer, ni siquiera cargar combustible. Sometido a una dolorosa agonía que apagó su vida en medio de la indiferencia y humillaciones de quienes podían salvarlo, intentaba junto a sus compañeros de viaje pagar por servicio de salud o traslado. Fue en vano. Lo dejaron morir sin atención médica porque no contaba con pesos bolivianos.

Al parecer, del otro lado de la frontera que separa a la Argentina de Bolivia no existe el juramento hipocrático, ni la reciprocidad. Tal vez quienes se sentaron a observar morir al profesor desconocen que cientos de miles de sus compatriotas se atienden, realizan tratamientos, se operan y estudian en Argentina, en Salta, de manera absolutamente gratuita, al igual que cualquier nativo de nuestro país.

Pero cuando un argentino se aventura al otro lado del límite fronterizo debe pagar un combustible más caro, cuando le quieren vender, y enfrentar dificultades de todo tipo para acceder a cualquier servicio en caso de emergencia. Esta vez, el abandono del Estado boliviano llegó muy lejos y es irreparable.

La frialdad con la que condenaron a muerte al profesor Benítez despertó cuestionamientos en ciertos sectores y los reflotó en otros respecto del trato que reciben los argentinos en Bolivia, en escandaloso contraste con el acceso pleno a los servicios que los ciudadanos del vecino país gozan en Argentina.

Para el diputado nacional de Juntos por el Cambio y presidente de la UCR salteña, Miguel Nanni, lo que ocurrió «no tiene que ver con nuestra moneda, con que esté despreciada con respecto a la de ellos, sino que tiene que ver con reciprocidad».

«Hace un tiempo, Gerardo Morales (gobernador de Jujuy) presentaba ese proyecto de reciprocidad y sonaba a disparate. Pero la verdad es que la Argentina es muy generosa con todos sus hermanos latinoamericanos en salud, en educación, beneficios sociales y todo eso sin mirar a quién da», dijo.

Nanni destacó que «para con nosotros Bolivia tiene un compromiso, una deuda histórica porque nosotros cobijamos a muchos estudiantes, por eso creo que es inaudito (lo que pasó) y creo que hay que profundizar el convenio de reciprocidad».

«Lo que hizo y hace Bolivia con los argentinos es totalmente reprochable y condenable. Hay mucha ingratitud en esa conducta, porque cuando necesitan de nosotros, ahí estamos… históricamente. Ahora, una vez que nosotros necesitamos de ellos, ahí está la respuesta, a la vista», cuestionó Nanni.

Por su parte, Virginia Cornejo, diputada nacional de Juntos por el Cambio, dijo a El Tribuno que «este caso me recordó el convenio de reciprocidad que firmó en su momento el gobernador (Juan Manuel) Urtubey, el cual iba en contra incluso con decisiones que se estaban implementando a nivel nacional».

«Yo no estuve en ese momento ni estoy de acuerdo ahora tampoco con este convenio de reciprocidad y este triste caso nos lleva a que reveamos esta situación. Nosotros brindamos nuestra atención en forma gratuita y solidaria y no recibimos esa reciprocidad en el país vecino», lamentó.

Cornejo dijo que «de mínima se tendrían que tomar decisiones como las que toma Chile, donde no puede entrar nadie que no tenga un seguro de salud internacional que le vaya a cubrir sus necesidades». En este sentido, anticipó a este diario que presentará un proyecto en el Congreso Nacional para que se den las explicaciones y se tomen medidas por este lamentable caso.

«Hemos visto que a los argentinos no les quieren expender ni siquiera combustible. Hay que revisar la relación y avanzar con decisiones claras con respecto a esta reciprocidad. Y empezar a tomar decisiones», afirmó la diputada.

Expuso que «muchas veces nuestros hospitales de frontera no reciben los insumos necesarios para atender a los argentinos y, aún así, comparten lo poco que tienen con los ciudadanos de otros países. Son temas a ver».

Para cerrar, Cornejo manifestó que «si ingresa un ciudadano de otro país a la Argentina tiene que ingresar con un seguro de salud que cubra los costos y todas las necesidades que puedan surgirle durante su estadía, no solo por un accidente sino por enfermedad».

Finalmente, en comunicación con El Tribuno, la diputada nacional por el Partido Justicialista, Pamela Calletti, detalló: «Entiendo que la asistencia médica en las condiciones que lo requería el caso no puede negársele a ningún ser humano jamás, no importa su nacionalidad, edad, sexo, religión ni la causa por la cual necesita asistencia o dónde se accidentó».

«Realmente me parece increíble que pueda plantearse alguna duda al respecto», insistió.

Pero además advirtió que «eso no quita que discutamos el sistema de financiamiento del sistema de salud argentino o sistema de recupero de gastos, requisitos de ingreso y permanencia en el país, etcétera».

“Violaron tratados internacionales”

Emiliano Estrada, diputado nacional del Frente de Todos, indicó ayer a El Tribuno  que por el caso del docente que murió sin atención médica en Bolivia deben intervenir “no solo la Embajada Argentina en Bolivia, sino la Cancillería”.
“Acá hay una cuestión penal, un abandono de persona que, independientemente de que Argentina tiene Tratado de Reciprocidad con Bolivia, hay una cuestión que viola tratados internacionales, como es este caso de abandono de persona”, dijo Estrada. 
Consideró que “la Embajada y la Cancillería deberían dar explicaciones de qué está pasando con ese acuerdo porque, si bien existe el tratado de reciprocidad, y sobre todo de gratuidad, no es la primera vez que ocurre un caso como este”.
“Entonces, si el modus operandi del Estado boliviano va a ser que si no hay pago previo no hay atención al paciente, hay que rever el acuerdo de reciprocidad y empezar a tener medidas recíprocas en el sistema de salud argentino”, indicó y agregó: “Insisto, no es la primera vez que pasa este tipo de cosas de que argentinos del otro lado no reciben atención gratuita y sin miramientos de la nacionalidad. Eso es algo que no sucede en Argentina”.


 

Fuente: El Tribuno

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.