Otra posición controvertida: el Gobierno evitó condenar las violaciones a los Derechos Humanos en Nicaragua

La Organización de Estados Americanos (OEA) resolvió condenar este martes en Washington la detención arbitraria por parte del gobierno de Daniel Ortega de 13 líderes opositores y candidatos presidenciales en Nicaragua, una decisión que la Argentina no acompañó porque prefirió abstenerse.

El Consejo Permanente del organismo fue convocado a una sesión virtual extraordinaria para tratar la situación de Nicaragua, a pedido de Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Estados Unidos, Perú y Paraguay, otro signo de la fuerte presión internacional que pesa estos días sobre el país dirigido desde 2014 por Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

La votación de la resolución fue de 26 países a favor, 5 abstenciones y 3 en contra.

El gobierno nicaragüense arrestó en los últimos días a 13 figuras relevantes de la oposición entre las que figuran Dora María Téllez, una de las rebeldes clave del sandinismo de fines de los ’70 en Nicaragua, y otros disidentes sandinistas y antiguos aliados de Ortega como el general retirado Hugo Torres y Víctor Hugo Tinoco, que fue vicecanciller entre el ’79 y el ’90. Con ellos ya son 13 los detenidos en las últimas semanas, incluidos cuatro candidatos a las elecciones presidenciales del próximo 7 de noviembre que ahora han quedado inhabilitados.

La mayoría está acusada de conspirar contra la independencia, soberanía y determinación de Nicaragua” y de “incitar a la injerencia extranjera”. Pero otros países de la región y en Europa las consideran “arbitrarias”, violatorias de los derechos humanos y una maniobra de Ortega para eliminar a la oposición de cara a los próximos comicios, una actitud similar a la del régimen chavista en Venezuela.

El tema es muy sensible para la Argentina, que se ha resistido a condenar los arrestos de opositores en Venezuela (la OEA denunció que desde 2014 hubo más de 15.000 detenciones arbitrarias). En cambio, la posición de nuestro país sobre Nicaragua, un país con el que el kircherismo tuvo menos relación que la que estableció con el chavismo venezolano, estuvo siendo analizada muy detenidamente, dado que es un tema importante en este momento para el gobierno de Joe Biden y su política sobre los derechos humanos en la región.

El Gobierno dudó hasta último momento sobre su voto. Una señal la dio México, un país que suele votar en línea con Argentina, que el lunes expresó que seguía “con preocupación” las recientes detenciones de dirigentes opositores a Ortega.

De hecho, el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, llamó al canciller Felipe Solá el viernes para que Buenos Aires acompañara con su voto la condena de las detenciones a dirigentes políticos en Nicaragua. La Argentina finalmente se abstuvo, junto con México.

Mirá también

Fuente: Clarín

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

La utilización de la capacidad instalada de la industria fue del 63,5% en abril

Mar Jun 15 , 2021
La utilización de la capacidad instalada de la industria se ubicó en abril en el 63,5% por ciento, 21 puntos porcentuales más que el 42% registrado en igual mes del año pasado, cuando operaron a pleno las medidas de aislamiento para morigerar el avance del Covid 19, informó hoy el […]