Perczyc: “Necesitamos una escuela que incluya a todos, pero que sea exigente con los alumnos y las familias”

A partir del 1 de agosto próximo, 173 escuelas rurales incorporarán una hora más de clases a su jornada diaria como resultado de un convenio suscripto ayer entre los ministerios de Educación de la Nación y de la Provincia.
Luego de la firma, el titular de la cartera nacional, Jaime Perczyc, dialogó en exclusiva con El Tribuno y consideró que esta iniciativa ayudará a recuperar parte del terreno perdido como consecuencia de la pandemia. Aseguró en este sentido que fue muy grande el daño que le hizo el aislamiento a la educación y que hay que hacer todo lo necesario para revincular a los alumnos con sus escuelas, con sus maestros y con sus compañeros y amigos. 
Afirmó además que este trabajo de recuperación se debe hacer simultáneamente con el de llevar a los alumnos a la educación del Siglo XXI, con materias que los vinculen con el mundo que los espera y en el entorno en el que viven.
“Hay que fortalecer la educación y darle igualdad de condiciones a todos los chicos”, sentenció.

¿Cuál es la importancia de poder incorporar esta hora extra?
Nosotros tenemos la vocación de mejorar, queremos nivelar para arriba y para eso hacen falta más días y más horas de clases, además de otras cosas como más tiempo para enseñar, más tiempo de chicos en la escuela, el mejor lugar para que esté un chico es la escuela, más tiempo con los maestros, más tiempo vinculados a los contenidos, a la lectura, a la escritura, a la oralidad, a la comprensión lectora, a la fluidez, a la matemática… Todo esto nos va a hacer mejorar. Y si a eso le ponemos más tiempo, libros, capacitación docente hay un camino posible. Pero hay que seguir muchos años, porque a veces esperamos soluciones mágicas y no es que mañana se incorpora una hora más en 173 escuelas y pasado mañana todo es perfecto. No, esto empieza mañana y durante muchos años trabajando con esfuerzo y constancia y sosteniendo todo esto vamos a ver los resultados. Son caminos que ya han seguido otros países y nosotros ahora tenemos que seguir el nuestro.
Necesitamos una escuela que incluya a todos pero que sea exigente, que les pida a los chicos un esfuerzo, a las familias un esfuerzo por estudiar más.

Lengua y matemática son las materias en las que más necesitan mejorar los alumnos. ¿Estas materias van a estar en las horas que se agregan?
Sí, los temas son lengua y matemática. Son las estructurantes de todo el aprendizaje y son las que queremos fortalecer e intensificar. A veces pueden tener dificultades en otras materias porque no comprenden con fluidez lo que leen o no lo pueden leer. No comprenden en física algunos temas de proporcionalidad o relaciones, entonces hay que fortalecer esos dos temas. 
Además, de otros temas la escuela va a seguir enseñando, a ser ciudadanos, a ser buenos compañeros, a querer a la Patria, a saber cuáles son las capitales de Argentina, a conocer el proceso inmigratorio, la Constitución Nacional… Pero a esas dos materias nosotros tenemos que intensificarlas y fortalecerlas en igualdad de condiciones. Hoy tenemos una desigualdad muy grande y tenemos que generarlo en igualdad de condiciones.

“Tenemos la vocación de mejorar, queremos nivelar para arriba y para eso hacen falta más días y más horas de clases”. 
 

¿Qué tan graves son las heridas que dejó la pandemia?
Hay mucho daño. En plena pandemia había un momento en que teníamos más de un millón de chicos que se habían desvinculado. Eso es un dolor y un daño que los argentinos no nos podemos permitir y que por suerte hemos logrado que la Argentina tenga un consenso con relación a que hay que buscar a todos los chicos que están afuera. Por eso, hay una inversión económica muy grande que han hecho el Gobierno nacional y el Gobierno de la Provincia de Salta y también una inversión muy importante que han hecho en trabajo los maestros, los directores, los trabajadores de los ministerios, los intendentes, los credos, los clubes… Ese daño de haber estado afuera de la escuela es muy grande. Hoy vuelven, pero atrasados en relación con lo que tienen que saber, perdieron compañeros, se desvincularon. Desvincularse es romper vínculos, y ahora todo eso hay que repararlo, reconstruirlo. 
Todo esto se hace al mismo tiempo que pensamos la escuela del Siglo XXI; esto no se trata de volver para atrás, sino que se trata de reparar el daño y además pensar cómo construimos una escuela para el Siglo XXI.
Hoy hablaba con el ministro de Salta y en la provincia hay toda una transformación de la producción con el desarrollo de la minería, de la actividad vitivinícola, del turismo, de la computación, de la agricultura de precisión, de la ganadería, de la producción agroalimentaria… Hay toda una aparición de una gran cantidad de actividades que el sistema educativo se tiene que vincular a eso. Tenemos que desarrollar una gran cantidad de actividades de formación profesional, de formar técnicos, de preparar a nuestros chicos para que puedan o continuar estudios superiores o tener mejor acceso a un trabajo calificado.

¿Esto de reforzar las bases como mencionaba usted con las materias que son troncales de la educación, como lengua y matemática va a permitir luego ir hacia materias nuevas orientadas a lo que usted menciona o incluso robótica, que ya se están viendo planes pilotos en algunas escuelas?
Nosotros tenemos que llegar con nuestra escuela a construir el país del Siglo XXI que queremos y al que aspiramos; entonces todo el tema de automatización de procesos, de robótica, de ciencias de datos, programación, hardwares, softwares, industria audiovisual, del diseño… Todo eso nosotros lo tenemos que incorporar al mismo tiempo que reparamos el daño. Hay que hacer esas dos cosas a la vez. 
Además, con todo el desarrollo de la biotecnología que no es algo en abstracto sino una ciencia que tiene razones en la actividad cotidiana y en el proyecto de desarrollo productivo para Salta y toda la Argentina.

¿Cuánto le falta a Salta para cumplir con el cupo de escuelas con jornada extendida y cómo puede colaborar Nación para que esto se alcance?
Nosotros somos parte de un proyecto que es federal, y federal en el sentido profundo es entender que la Nación existe después de la decisión de 14 provincias de armar un país, no es al revés. Por lo tanto, tenemos que tener un trabajo de concertación, de acuerdo, de planificación conjunta, de entender los distintos puntos de vista, tanto el de la provincia como el de la Nación, que tienen que converger en un bien común.
El salteño preexiste al argentino, pero después hay algo que nos hace argentinos y lo que nos hace argentinos es que nosotros creemos que la escuela pública, la vocación por el trabajo, la solidaridad, la defensa territorial, la integridad, una historia… Y tenemos que hacer un esfuerzo por construir futuro y si hay algo que marca por excelencia la construcción de futuro es la escuela. Entonces, en eso tenemos un pleno acuerdo. 
Nosotros no hemos votado nunca en una reunión de Consejo Federal, siempre las decisiones son unánimes, las trabajamos antes, cambiamos lo que haya que cambiar, porque cada ministro tiene que ir al Consejo Federal y volverse a su provincia con soluciones, no con problemas. No puede ser que una decisión federal traiga problemas a una provincia, las decisiones federales tienen que ser de concertaciones.
El camino es este: que haya chicos en Sala de 3, de 4 y de 5; que haya jornada extendida, más horas de clases, que haya libros, que haya educación profesional secundaria, que haya más escuelas técnicas, que haya becas, que haya una universidad que crezca… Ese es el aporte enorme que tiene que hacer la Educación para desarrollar la provincia y el país.
 

Fuente: El Tribuno

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.