Perspectivas y riesgos en 2021: cómo diseñar una cartera rentable

Se puede lograr que un fondo de inversión con renta fija y renta variable consiga un buen rendimiento a pesar del contexto difícil. Los bonos de los países desarrollados ofrecen rentabilidades por debajo del 1% e incluso son negativas para miembros de la eurozona. La Reserva Federal, el BCE y los bancos centrales de la mayoría de países desarrollados mantendrán hasta 2022 tipos de interés cercanos a cero para fomentar la actividad económica hasta que la mayor parte de la población haya sido vacunada. Invertir en renta fija solamente tiene sentido si se adquieren bonos de potencias emergentes relativamente bien gestionadas. La rentabilidad del bono a 10 años de China (3,3%), India (5,8%) y México (5,6%) es atractiva, y la segunda economía mundial ha superado la pandemia. Un inversor más atrevido puede añadir bonos de Indonesia (6,2%), Brasil (7,4%) e incluso Turquía (13%).

La Bolsa refleja la proyección de los analistas de lo que sucederá en el futuro. Se prevé que los países desarrollados habrán vacunado a la mayor parte de su población a mediados de 2021 y que el PIB repunte en el segundo semestre. Este escenario es realista teniendo en cuenta que la inminente aprobación de las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna permitirá que 20 millones (personal sanitario y personas en residencias) la reciban en EEUU antes de finales de año. Las fuerzas armadas de EEUU distribuirán las vacunas a las grandes cadenas farmacéuticas. Otros veinte millones de estadounidenses (policías, bomberos, personas mayores de 65 años) serán vacunados en enero. El Covid-19 en otoño de 2021 no debería causar en los países desarrollados más víctimas mortales que una temporada de gripe severa. Pero en su prestigiosa Perspectivas de la economía mundial de octubre, el FMI pronostica que en 2020 la economía internacional decrecerá a un ritmo del 4,4%, el PIB de las economías desarrolladas disminuirá un 5,8% y el de la eurozona se contraerá un 8,3%. Los peores descensos del PIB en la UE se producirán en el Reino Unido y Francia (9,8%), Italia (10,6%) y España (12,8%). Ninguna economía emergente con la excepción de China evitará desplomes severos del PIB: 5,8% en Brasil, 9% en México y 10,3% en India.

Aunque el FMI vaticina que la economía internacional crecerá un 5,2% en 2021, los incrementos del PIB para la mayoría de países desarrollados (promedio 3,9%) serán sustancialmente inferiores a las bajadas de este año. El panorama para los países emergentes es mejor, pero necesitarán más tiempo para controlar el Covid-19. La Bolsa a largo plazo siempre sube. Pero las políticas de intereses cercanos a cero llevadas a cabo por los bancos centrales para superar la crisis financiera y recesión de 2008-2011 han hinchado los índices bursátiles antes de la irrupción de la pandemia.

¿En qué países y sectores hay recorrido alcista para la renta variable? Los retrocesos bursátiles en este año del CAC 40 en Francia (-7,2%), el FTSE 100 en el Reino Unido (-13%) y el IBEX 35 (-13,3%) provocarán recuperaciones en 2021. Las contracciones en índices de países con perspectivas de crecimiento y control de la pandemia ofrecen otra posibilidad de compra. En este grupo se encuentran el ASX de Australia (1,5% en 2020), el Hang Seng de Hong Kong (-5,9%), STI de Singapur (-12,3%) y TA-125 de Israel (-7,5%). El tercer grupo de bolsas atractivas se compone de aquellas que han ascendido en 2020 –EEUU, China, Corea del Sur– y tienen aún recorrido alcista en 2021. En China y las economías desarrolladas de Asia (Japón, Corea, Taiwán) la incidencia de Covid-19 es actualmente mínima. El Dow Jones (30.069), S&P (3.691) y Nasdaq (12.519) registran máximos históricos. Al brío sostenido de las tecnológicas ante el despliegue de la red de 5G, de las farmacéuticas y del sector sanitario se añade el de las energías renovables, tecnologías verdes y fabricantes de vehículos eléctricos.

Dichos sectores son también interesantes en Europa porque el Plan Verde de la UE invertirá 350.000 millones de euros anuales entre 2021 y 2030. Los demócratas y republicanos pactarán seguramente un paquete de estímulo de 908.000 millones de dólares con ayudas para empresas y extensión de la prestación por desempleo federal. La euforia bursátil en EEUU también es atribuible a la inminente distribución de las vacunas de Pfizer y Moderna. A los inversores les preocupa que los demócratas consigan el control del Senado si logran los dos escaños de Georgia el 5 de enero.

Aunque así sea, el empate a 50 senadores otorgaría la mayoría más escueta posible a los demócratas mediante el voto de desempate de la vicepresidenta. Los senadores demócratas más conservadores o de estados con hidrocarburos o carbón (Virginia Occidental, Colorado) no respaldarán el Green New Deal ni el incremento del impuesto de sociedades. La capitalización bursátil del S&P es de 23 billones de dólares, la del Nasdaq de 17 billones y la del Dow Jones de 8 billones. La de Shanghai y el DAX 30 no superan el billón. La evolución de EEUU sigue marcando el rumbo de la economía mundial.

 Alexandre Muns es Profesor de EAE Business School y analista de economía internacional

Fuente: Cincodias.elpais

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Banca: adaptarse o morir

Mié Dic 9 , 2020
Aquellos que no son capaces de ajustar su marcha al paso que marca el ecosistema acaban por desaparecer. La adaptación al medio es imprescindible para la supervivencia de todas las especies. También para la bancaria, que habita en un entorno muy complejo y cambiante marcado por la política monetaria, la […]