Rosendo Fraga: «Lo económico y social va a pesar más en el voto que la pandemia»

Cómo van a evolucionar la pandemia y la situación económica social en el país resulta un combo de factores indescifrable hasta para un analista político de la talla de Rosendo Fraga. A tal punto que repite esos conceptos de manera constante en la entrevista con Clarín, entendiendo que la que viene será la doble elección más atípica desde el regreso de la democracia en 1983. El influyente consultor ve todavía un escenario electoral incierto, mezcla de la coyuntura actual pero también de la dificultad que advierte para encontrar liderazgos que trasciendan la grieta, e incluso, las propias escisiones que se generan puertas adentro de las coaliciones políticas.

«Hay una palabra muy pasada de moda en la política, que es la moderación. Yo la interpreto como un valor positivo, en un contexto en el que se confunde al adversario que el enemigo y en el que cada vez mas estamos yendo hacia un lenguaje político más duro», explica el director del Centro de Estudios Nueva Mayoría. Y en esa línea, añade: «La moderación es muy importante para el funcionamiento de una política armónica, más que la que tenemos hoy. Para moderar el lenguaje de la política, tiene que haber voluntad, que hoy no se ve».

El analista politico Rosendo Fraga fue entrevistado por Clarín. Foto: Maxi Failla.

El analista politico Rosendo Fraga fue entrevistado por Clarín. Foto: Maxi Failla.

-¿La grieta está en su momento más explícito en la última década?

-Creo que más, incluso. Es el momento de más conflictividad del ’83 para acá desde lo político, pero con una contracción: la pandemia y la situación económica social, en sí, no muestran esa conflictividad. Pero sí se ubica en un contexto más amplio, como parte de un fenómeno occidental del que Argentina es un capítulo más.

-¿El mundo está polarizado entre miradas extremas?

-La política norteamericana, por ejemplo, está muy radicalizada. Fíjese que Joe Biden ha dicho que el supremacismo blanco es el mayor problema de su país, lo cual nos da idea precisamente de una grieta. A su vez, Donald Trump sigue controlando el Partido Republicano. Pero también se advierte en Francia, con una polarización del voto entre Emmanuel Macron y Marine Le Pen, y en Alemania, donde hay fraccionamiento y los verdes podrían ganar, lo cual representaría un cambio fuerte en la política alemana de posguerra. Y también sucede en la región, con los casos de Brasil, Perú, Chile y Colombia, y los autoritarismos de Venezuela y Nicaragua.

-¿El votante argentino busca perfiles moderados o también está radicalizado?

-El electorado nacional tiene matices y contradicciones, pero no está radicalizado. Sí creo que hay que estar atentos a cómo evoluciona el fenómeno de la antipolítica, que es una actitud de la sociedad de ver a la política como una misma cosa ensimismada y que no atiende las demandas de la sociedad. Hace 20 años tuvimos una manifestación relevante en ese sentido, que fue el «que se vayan todos». Hoy, incluso en pandemia, no se registra ese fenómeno. Y tampoco hay figuras relevantes con capacidad de representar la antipolítica. Por ahora no aparecen el sistema electoral, más allá de algún caso puntual, como puede ser Javier Milei y el Partido Libertario.​

Para Fraga, Alberto Fernández puede ser un "presidente-árbitro".

Para Fraga, Alberto Fernández puede ser un «presidente-árbitro».

-¿Ya advierte clima electoral en Argentina?

-La política empezó a funcionar en modo electoral, definitivamente, aunque la sociedad esté aplastada por dos problemas centrales: la pandemia y lo económico social. Por ejemplo, cuando salio Cafiero en el Congreso a decir que la oposición quiere hacer política electoral con la vacunación, es el propio Gobierno el que está haciéndolo.

-¿El grado de avance que haya en la vacunación será decisivo a la hora del voto?

-Va a ser importante, pero guarda con lo económico social, que va a pesar más en el voto de las elecciones que la pandemia. Esa urgencia es la principal, más allá de que la pandemia ocupe el centro de la escena. Y se va a notar, estoy convencido.

Fraga reflexiona sobre el avance de la segunda ola en el país y la compara con la primera etapa de los contagios, en 2020. «El problema del virus es que con el transcurso del tiempo también la gente se acostumbra, en la primera cuarentena hubo un efecto psicológico muy importante; hoy no es que no le importe el Covid-19, pero se ha acostumbrado a convivir con la pandemia».

-¿Cómo analiza la estrategia sanitaria del Gobierno?

-Es una situación inédita, y en ese contexto, el Gobierno ha enfrentado problemas. Creo que ha cometido errores. El principal fue haber anticipado cosas que no se pueden anticipar. Si yo digo «en 40 días va a haber equis cantidad de vacunas» y eso no se da… El error central es la precipitación para mostrar resultados.

El analista político considera que el Gobierno, como parte de la estrategia sanitaria, cometió errores en su intento por mostrar resultados. EFE/Juan Ignacio Roncoroni

El analista político considera que el Gobierno, como parte de la estrategia sanitaria, cometió errores en su intento por mostrar resultados. EFE/Juan Ignacio Roncoroni

-¿Qué tipo de líder es Alberto Fernández?

-Las condiciones políticas no le dan a Alberto Fernández la posibilidad de ejercer un liderazgo como los de Roca, Yrigoyen o Perón; o siendo más contemporáneos, Menem o Kirchner. Él puede ser un presidente-árbitro, que para nada es un desmérito. Sería un presidente que se pone en el centro de la escena, trata de no identificarse con los extremos, de arbitrar en los conflictos y ser un factor de equilibrio, con margen para ponerse por encima de la grieta. Alberto empezó haciéndolo, pero a lo largo de la gestión se fue alejando de su rol.

-¿Y a Cristina Kirchner cómo la ve? 

-Cristina genera una situación política inédita. En la historia argentina no registramos un vicepresidente o vicepresidenta con tanto poder. Difícilmente se encuentre una situación así en el mundo. Algunos lo comparan con la presidencia de Medvevev en Rusia, con Putin de Vice, pero funcionaba mas armónicamente. Creo que a partir de esa postura de Cristina es que no hay margen para un presidente líder. Y si hay algo que nunca se debe hacer es subestimar la eficacia política de Cristina. Ha hablado muy poco en este año y medio de gestión, pero ha hecho mucho con gestos.

-¿Por ejemplo?

Los gestos respecto a la autonomía del ministro de economía han sido claros. La proclama del kirchnerismo del 25 de mayo, convocando a no pagar la deuda externa al mismo tiempo que Martín Guzmán estaba negociando con el Club de París y el Fondo Monetario internacional reflejan claramente que el ministro trabajaba una línea y el mensaje político que se bajaba desde el sector más rival de su misma coalición era el contrario.

Para Fraga, Cristina Kirchner ha hablado muy poco pero ha hecho mucho con gestos.

Para Fraga, Cristina Kirchner ha hablado muy poco pero ha hecho mucho con gestos.

-¿Se erosionó la imagen de Guzmán a partir de su conflicto con el subsecretario de Energía Eléctrica?

-La experiencia demuestra que el kirchnerismo está influyendo en las áreas del Gobierno y del poder. Por eso no veo margen de recuperación del ejercicio pleno de la competencia del ministro de Economía. En el tema tarifas se terminó eligiendo otra política, y la permanencia de Federico Basualdo es una muestra de ello, en cuestiones de deuda y política exterior se nota la mano del ala más K. Es un conjunto de señales, no una sola.

-¿Axel Kicillof influye también en las decisiones económicas o solo gestiona la provincia de Buenos Aires?

-Hay quienes le adjudican a Kicillof medidas como la suspensión de la exportación de carne, por lo cual, si efectivamente es así, influye. En lo político, Kicillof es claramente más kirchnerista que peronista, al frente de un Conurbano cuyas estructuras de gobierno históricas, a nivel municipal, han sido la base del peronismo. Hoy es un hecho que La Cámpora avanza en su intento por controlar el territorio político en el Conurbano.

-¿Y cuál es el rol de Máximo Kirchner?

-El papel y la influencia política de Máximo Kirchner tiene relación directa con la influencia de la vicepresidenta de la Nación. Él demostró identidad y peso propio, pero su relación es con Cristina. Hoy es uno de los tres o cuatro dirigentes del peronismo más importantes, aunque creo que La Cámpora y él son instrumentos de Cristina Kirchner para acumular poder.

-¿Cómo identifica a Sergio Massa dentro de la coalición de gobierno?

-Massa siempre ha mantenido activo a su partido, el Frente Renovador, es decir que ha conservado su individualidad política, lo cual es un dato a tener presente. Claramente ha sido una figura política mas cercana a la vicepresidenta en este tiempo y su trabajo con Máximo Kirchner en Diputados ha facilitado eso. Sin embargo, para el sector empresario Massa es el ala derecha de la coalición gobernante. Así lo ven. 

-La oposición parece tener varios perfiles interesantes para potenciales candidaturas, pero posiciones ideológicas muy encontradas. ¿Tiene un líder en el que referenciarse?

-Yo creo que la oposición hoy no tiene un liderazgo claro. Mauricio Macri es una figura activa, pero no llega a tener el poder equivalente al de Cristina Kirchner dentro del Frente de Todos. Quizás por ahora el ex presidente se manifiesta más en su poder de veto que en su poder de designación. Hay candidatos en Juntos por el Cambio, pero no liderazgo.

-¿A quién ve como candidato/a por la provincia de Buenos Aires?

-En esta elección, como en todas las de medio mandato, el efecto ganador se define en la Provincia: ganar por un punto es casi como ganar una nacional. Todavía no sabemos quién va a ser la cabeza de lista allí. María Eugenia Vidal no ha tomado la decisión definitiva, que va a tener que tomar en los próximos días, porque el tiempo se va acotando. Ella juega un rol importante. Creo que si fuera candidata, la oposición se alinea naturalmente, porque es la candidata indiscutida por su convocatoria a nivel provincial.

Sobre María Eugenia Vidal, considera que sería la única candidata de la oposición detrás de la que se alinearía todo Juntos por el Cambio. Foto: Martín Bonetto.

Sobre María Eugenia Vidal, considera que sería la única candidata de la oposición detrás de la que se alinearía todo Juntos por el Cambio. Foto: Martín Bonetto.

-Y si Vidal no es candidata, ¿quién juega?

-En ese caso creo que se tiene que mirar a Emilio Monzó o a Cristian Ritondo. O también a Diego Santilli, aunque se va a interpretar como una avanzada de Horacio Rodríguez Larreta sobre la provincia de Buenos Aires.

-¿Peronismo unido o dividido?

-​Va a ser muy relevante saber si habrá o no disidencia peronista en la Provincia. En 2009, 2013 y 2017, las últimas tres legislativas, el peronismo fue dividido y perdió. Suena la posibilidad de una candidatura de Florencio Randazzo, pero no está claro. Creo que es vital para el peronismo mantener unida la provincia de Buenos Aires.

-¿Ve a alguien más además de Randazzo para discutir poder?

-Está Fernando Gray, el intendente de Esteban Echeverría, que enfrentó a La Cámpora con bastante éxito porque logró que no asumiera Máximo Kirchner el 2 de mayo al frente del PJ bonaerense. Él es el único que ha enfrentado a La Cámpora abiertamente. No sé si va a ser candidato, pero sí creo que tiene definido que va a seguir enfrentando a la Cámpora.

Perfil

Rosendo Fraga es Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría. Analista político, periodista e historiador, tiene una larga trayectoria como escritor e integra la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas y el Consejo Argentino de las Relaciones Internacionales (CARI). Fue premio Konex en Comunicación en 1997 y premio Santa Clara de Asís en 2005, además de haber recibido distinciones internacionales en países como España e Italia.

Mirá también

Mirá también

Fuente: Clarín

Compartir en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Dónde llegará España en los Europeos 

Lun Jun 7 , 2021
No cabe la menor duda de que la selección española siempre será favorita en cualquier torneo internacional que participe, sin embargo, la Eurocopa que está a punto de comenzar presenta numerosas interrogantes para “la roja”, especialmente tras la no exenta de polémica lista de Luis Enrique para el torneo.  En […]