Test de saliva en Ezeiza y una pregunta en el aire: ¿por qué se lo hacen solo a los que entran a la Ciudad?

Algunos lo hacen de cara al enfermero, otros se giran un poco por respeto. «¿Con que escupa dos veces alcanza?», pregunta un chico de unos veinte años en el box número 14. En total, el puesto sanitario instalado por el Gobierno porteño en el aeropuerto de Ezeiza cuenta con una hilera de 25 cubículos abiertos para la realización del test de saliva para detectar coronavirus por PCR. Sin demoras, comenzó este martes el operativo de control para prevenir un rebrote en las fiestas.

 “Me hubiera gustado hacérmelo para saber que no voy a contagiar a nadie”, dice Mabel (60), y explica que ella va a Tucumán. A unos metros, Marcela (40), que regresa de un viaje por turismo a Madrid, tampoco se lo puede hacer, porque su destino final es Quilmes, en el Conurbano Sur: “Me voy a testear igual para quedarme tranquila de que no lo tengo, pero esto deberían hacerlo para todas lados, no solo para los que son de la Ciudad”.

Facundo Callioni hizo todo el trámite del testeo en diez minutos. “Me parece bien que lo hagan, pero si no es para todos los distritos no tiene mucho sentido”, asegura. Acaba de llegar de Bélgica, donde vive, y cuenta que no le pidieron PCR para entrar en al país. Según las últimas regulaciones nacionales, que rigen hasta el 16 de diciembre, los argentinos y residentes pueden optar por hacer cuarentena o tener un PCR negativo cuando regresan del exterior.

En el aeropuerto de Ezeiza comenzaron los test de saliva para los tuirstas y residentes que ingresan a la Ciudad. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

En el aeropuerto de Ezeiza comenzaron los test de saliva para los tuirstas y residentes que ingresan a la Ciudad.
Foto: Guillermo Rodríguez Adami

A eso se suman los protocolos de cada jurisdicción. A partir de este martes, todos los viajeros mayores de 12 años cuyo destino sea la Ciudad de Buenos Aires o que estén de paso por más de 24 horas deberán dejar su muestra de saliva para poder ingresar.

Eso incluye tanto pasajeros de vuelos nacionales, como a los turistas que vienen de países limítrofes -que además tienen que presentar un PCR negativo hecho con 72 horas de anticipación, por disposiciones nacionales-. También deberán realizarse el test los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires que regresan de vacaciones o aquellos que residen en el exterior y están de visita para pasar las fiestas.

Tras aterrizar y pasar Migraciones, personal del Gobierno porteño les pregunta si se dirigen a la Ciudad y si tienen la Declaración Jurada para ingresar para acompañarlos a hacer el test afuera del edificio del aeropuerto. La prueba de saliva es cubierta por el Gobierno porteño, salvo para los ciudadanos extranjeros que no residen en la Ciudad, que deben pagar $ 2.500. En caso de ser negativo el resultado será informado a través de canales automáticos como SMS, Boti (1150500147) o correo electrónico. Si es positivo, por llamado telefónico para dar inicio a los protocolos de aislamiento.

En el aeropuerto de Ezeiza comenzaron los test de saliva para los tuirstas y residentes que ingresan a la Ciudad. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

En el aeropuerto de Ezeiza comenzaron los test de saliva para los tuirstas y residentes que ingresan a la Ciudad.
Foto: Guillermo Rodríguez Adami

“El testeo es obligatorio, como todos los demás protocolos obligatorios vigentes en la pandemia”, explicó a Clarín el presidente del Ente de Turismo porteño, Gonzalo Robredo, y ejemplificó que “no es distinto” a otras regulaciones previstas por el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 2/20, publicado el 26 de marzo, donde se fijan multas de 500 a 3.700 unidades fijas (entre $ 10.700 y $ 79.180) para quien «omita el cumplimiento de las normas relacionadas con la prevención de las enfermedades transmisibles». “Esto es como tener barbijo o cumplir los protocolos al ir a cenar”, puntualizó el funcionario.

Por ahora sólo está permitido el turismo internacional proveniente de países limítrofes. Los viajeros de Bolivia, Brasil, Chile y Paraguay pueden ingresar exclusivamente por vía aérea, y los de Uruguay, también por vía fluvial. Según datos del Ente de Turismo, en noviembre la Ciudad de Buenos Aires recibió solo 5.500 turistas de países limítrofes, cuando en el mismo mes de 2020 el turismo internacional había sido de 186 mil personas, 80 mil de ellas de países limítrofes. “Esperamos para el verano un número bajo de turistas internacionales, unos 10 mil por mes”, afirmó Robredo.

Según la información de las autoridades, hay que tener tres horas de ayuno de comidas y bebidas. Tampoco hay que haber usado lápiz labial o haberse lavado los dientes en ese lapso de tiempo. Agustín Dannos (27) dice que no le preguntaron nada de eso. “Solo me dijeron que la saliva no tenía que tener color”, cuenta.

En el aeropuerto de Ezeiza comenzaron los test de saliva para los tuirstas y residentes que ingresan a la Ciudad. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

En el aeropuerto de Ezeiza comenzaron los test de saliva para los tuirstas y residentes que ingresan a la Ciudad.
Foto: Guillermo Rodríguez Adami

Llegó de Estados Unidos, donde estuvo de vacaciones por cuatro meses y ahora pasará las fiestas en Bahía Blanca. “Voy a visitar a mi familia y son todos mayores de edad, quiero estar seguro”, cuenta, y aclara que todavía no sabe cómo viajará hasta allí desde la Ciudad: “Puede que tenga que pasar más de 24 horas antes de conseguir un pasaje”.

Como otros viajeros que llegaban con los que conversó Clarín, Agustín cuenta que tuvo que llamar tres veces a su aerolínea para que le informaran si tenía que llegar al país con un PCR negativo o no. “Después me dijeron que sí, que tenía que tener el PCR con 72 horas de anticipación pero allá tardan 10 días en darte los resultados, así que terminé mostrando una impresión de pantalla que certificaba que me lo había hecho. Los controles están mal. Piden muchas cosas pero no cumplen en pedirlas después”, asegura.

Luis Cotti, que acaba de aterriza en un vuelo desde España, tiene otra preocupación. “Tranquilamente me podría haber contagiado en el avión. Creo que más allá de este test, la gente por cuenta propia debería tomar responsabilidad y hacer cuarentena por diez días”, señala. Un problema del testeo es que los resultados no están de forma inmediata, por lo que si una persona llegó con el virus podría estar contagiando durante 24 horas hasta enterarse.

Fuentes del Gobierno porteño aseguraron a Clarín que existe la posibilidad de que se usen test rápidos de antígenos, que a diferencia del PCR no necesitan ser derivados a un laboratorio para su análisis, sino que emplean una tirita reactiva – como la de los test de embarazo- y arrojan un resultado en diez minutos. “Por ahora se decidió el de saliva, porque la gente lo recibe un poco mejor, porque es menos intrusivo”, aseguraron. El test rápido sí requiere un hisopado nasofaríngeo.

SC

Fuente: Clarin

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Finanzas descentralizadas, furor en 2020: conocé por qué cada día más personas invierten en DeFi

Mar Dic 15 , 2020
Accesibles y dinámicas las finanzas centralizadas se vuelvan una alternativa eficaz para todos aquellos que quieren incursionar con las criptomonedas Las finanzas descentralizadas (DeFi) cierran el año con una marca histórica. No solo se consolidan dentro del ecosistema cripto sino que marcan el camino para un prometedor 2021 en que […]