Una nueva ola de incertidumbre sobre las economías europeas

La pandemia del Covid-19 amenaza con convertirse en un monstruo mitológico capaz de desarrollar nuevas cabezas y agravar todavía más la seria crisis sanitaria que pesa sobre las economías mundiales. La luz verde otorgada ayer por la Agencia Europea del Medicamento a la vacuna contra el virus se vio empañada por el descubrimiento de una nueva cepa de este en Reino Unido, que ha desatado las alarmas en toda Europa y provocado que una veintena de países, entre ellos España, hayan decidido cerrar sus fronteras con las islas británicas. La aparición de este nuevo factor de incertidumbre ha caído como una losa sobre una Europa fragmentada y debilitada por las restricciones y un Reino Unido inmerso en una negociación con Bruselas sobre el acuerdo del Brexit cuyo plazo finaliza el próximo 31 de diciembre y que, a día de hoy, no ofrece garantías de cerrarse con éxito. Las Bolsas europeas registraron ayer fuertes pérdidas, que llegaron hasta el 3% en el Ibex 35, ante las perspectivas de una nueva oleada de restricciones que paralicen el tráfico comercial y congelen los intercambios comerciales entre Londres y el resto de Europa.

El cierre de fronteras con el Reino Unido constituye un golpe económico para toda la UE, pero especialmente para España, por el peso que los ciudadanos británicos tienen en el sector del turismo. Es el caso de Canarias, inmersa en plena temporada alta, que suele recibir en torno a 1,46 millones de británicos en este periodo, y que daba ayer por perdida su última posibilidad de salvar un año catastrófico para la industria. Algunos hoteles han registrado caídas de ocupación del 30% en solo 24 horas. También las aerolíneas sufrirán un nuevo revés con la irrupción de la cepa británica, que agravará las millonarias pérdidas que el sector ha ido acumulando en 2021. Los datos de IATA, previos a la irrupción de la mutación, estimaban que los números rojos de las aerolíneas mundiales alcanzarían los 118.500 millones de dólares este año, y serían aún de 38.700 millones en 2021. Si el confinamiento británico se alarga y la situación se complica aún más, el sector precisará de ayudas públicas que eviten una cadena de quiebras.

Pese a que la aprobación de la vacuna mejorará sustancialmente las perspectivas de la crisis sanitaria, la conjunción del deterioro económico que ha dejado la pandemia con la incertidumbre del desenlace del Brexit, que podría cerrarse sin acuerdo, complican el horizonte de la recuperación y obligarán a revisar las previsiones de los Estados. Como uno de los países más castigados por la crisis, España debe hacer un ejercicio de realismo tanto en números como en estrategia y asumir que el final de la pandemia y el camino a la recuperación no están tan cerca como se esperaba.

Fuente: Cincodias.elpais

Deja tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Google y Facebook podrían perdese sus próximos pelotazos

Mar Dic 22 , 2020
Google y Facebook se enfrentan a una montaña de demandas que afirman que el dúo está abusando de su poder de mercado. Puede que venzan a las acusaciones, pero demasiada distracción podría hacer que se pierdan el próximo pelotazo. A ambos gigantes de la tecnología les están inundando con desafíos. […]